Temas

Semana Santa

Pesca

Ceremonias religiosas

Iglesia Católica


Fieles católicos vivieron con devoción el Baño de la Cruz

Fueron miles los feligreses los que participaron, la tarde de este martes, del Baño de la Cruz en Ballenita. Tres veces fue sumergida en el mar ante cientos de manos que se desesperaban por tocarla.

Cientos de peninsulares y turistas se congregaron en los exteriores de la Catedral Emperatriz de Santa Elena para participar de la procesión, una tradición que tiene más de treinta años de historia​.

La convocatoria se realizó a las 14:00, pero los soldados, monaguillos, santos varones entre otros personajes que encabezaron la procesión dieron la señal de partida a las 15:00 bajo la coordinación de José Antonio Guerrero, Vicario de Santa Elena.

Desde la catedral y a lo largo de casi 5 kilómetros de recorrido se rezaron las 14 estaciones del Via Crucis. Unos en sillas de ruedas, otros con crucifijos y rosarios en mano participaron de la romería.

Elsa Loyo llegó desde Ibarra junto a su esposo, "nos enteramos por las noticias y llegamos hoy a participar de esta procesión", relató y dijo que llegó a encomendar la salud de su familia.

Ese mismo pedido de salud y sumado al de trabajo, fueron los que más nombraron los caminantes.

"Vengo a pedir salud, ya casi no veo, vengo desde hace varios años", añadió Florencio Floreano, un santaelenense que caminaba junto a su esposa.

Hacia el mar de Ballenita

Durante la procesión, policías, vigilantes y bomberos desplegaron un dispositivo de seguridad. Los vehículos fueron desviados por calles alternas, debido a que los caminantes se tomaron los carriles de ida y retorno a Ballenita.

Los bomberos aplacaron el calor con chorros de agua sobre la mutitud.

En la iglesia Nuestra Señora de La Nube en Ballenita, Mesías Cerda, párroco de la localidad, esperaba el madero de casi cuatro metros de largo, que era cargado por Santos Varones, un grupo de religiosos que lucía túnicas blancas.

En los exteriores de la iglesia se cumplió con la entrega formal de la cruz a catorce pescadores. Aunque la tradición señala que son doce que representan a los doce apóstoles, este año hubo otros dos nativos que se unieron a la tradición.

Pedido de trabajo

Darío Alejandro es uno de los pescadores que sumerge la cruz, cumpliendo con el ritual desde hace 10 años. "Damos gracias a Dios, porque con la bendición de él algo se logra traer, cuando sumergimos la cruz es un sentimiento grande", explicó Alejandro, de 51 años.

De acuerdo a la historia relatada por los pobladores de Ballenita, el Baño de La Cruz se realiza como acto penitencial. Para algunos significa renovación baustismal; para otros, como el pescador Germán Soriano, es encomendar las faenas de pesca y pedir abundancia y trabajo.

El baño de la Cruz se realizó a las 16:45, ante la presencia de miles de fieles que se apostaron en la Glorieta de Ballenita y a lo largo de la playa. Posteriormente se desarrolló una misa y luego una procesión de retorno a Santa Elena. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: