Forestación sirve de modelo sostenible para el pastoreo en el Parque Nacional Sangay

Domingo, 19 de Julio, 2015 - 00h00
19 Jul 2015

Frenar el avance de la frontera agrícola y ganadera en los bosques de los Andes del Austro a través de un programa de sostenibilidad en potreros llevará a la Fundación Cordillera Tropical (FCT) a representar este año a Ecuador en los Energy Globe, premios que, con el patrocinio de la ONU, se entregan desde 1999 a proyectos que den soluciones a los problemas ambientales actuales.

Cordillera Tropical es una organización asentada en Cuenca hace 15 años y trabaja en el Nudo del Azuay, un macizo montañoso localizado en la parte sur del Parque Nacional Sangay, un área de 517.765 ha ubicada entre Tungurahua, Chimborazo, Cañar y Morona Santiago.

Su accionar está enfocado en la conservación del bosque y el páramo de la mano de las comunidades locales y propietarios privados y uno de sus trabajos ha sido el estudio de la población del oso de anteojos (Tremarctos ornatus) para preservar y recuperar su hábitat.

Esta es la única especie de osos de Sudamérica y su población en Ecuador oscila entre 2.000 y 2.500 individuos, según los últimos datos disponibles. En el país, está en peligro de extinción, precisamente por el avance de la frontera agrícola, por lo que se creó una estrategia nacional de conservación.

En esta ocasión, el trabajo se centra en la parroquia Rivera (Azogues), que acoge una población rural de unas 2.000 personas, cuya economía familiar depende de la ganadería. Y allí la FCT vio una oportunidad y decidió introducir, en 2014, sistemas silvopastoriles.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indica que estos sistemas combinan árboles con pastos y animales dentro de una parcela.

Catherine Schloegel, directora de Cordillera Tropical, explica que al sembrar árboles nativos forrajeros, maderables o frutales dentro del área productiva, es decir, mezclarlos con el pasto, se mejora la productividad de los potreros. Pero, además, se viabiliza la recuperación de servicios ecosistémicos como la captación de C02 de la atmósfera, se disminuye la temperatura en el pasto y se retarda la pérdida de suelo fértil.

Para la ONG, el silvopastoreo –como también lo denomina– demuestra que la reforestación es una mejor inversión económica que la tala de bosques para la creación de nuevos pastos, que ha sido uno de los principales problemas de la zona.

“La idea es promocionar alternativas más sostenibles para las familias y el ambiente (...). Podemos apoyar a nuestros vecinos haciendo más sostenible su producción a cambio de que nos apoyen conservando los bosques y páramos donde viven estos animales”, dice Schloegel.

Carlos Castro, presidente de la Junta Parroquial de Rivera, señala que este también es uno de sus objetivos. Por esto impulsan un programa de conservación y reforestación de 894 hectáreas. “Nosotros con eso estamos dando un mejoramiento a los pastos y al ganado para que el ganadero no siga explotando más la montaña que tenemos”, sostiene.

Por medio de este programa, en 2014 sembraron 13.000 árboles de las especies cañaro y sauco blanco o tilo, nativos de la zona, en cuatro parcelas. Este año sumarán otras 16 parcelas al programa, pero, mientras tanto, ya se han plantado en lo que va de 2015, unos 2.500 árboles de nogal, gañal o guabo.

La Junta Parroquial de esta zona está involucrada en el programa. Schloegel destaca que desde enero pasado trabajan en conjunto en el establecimiento de las parcelas y que la Junta gestionó la donación de los insumos (postes, alambre, plantas) requeridos. El proyecto se financia con donaciones nacionales e internacionales.

Castro comenta que de lo conversado con los ganaderos, con los sistemas silvopastoriles, sus producciones han aumentado (aunque no da cifras), y que ahora en el sector se avistan aves que antes no se veían. Sobre este punto, Schloegel explica que la siembra de árboles permite formar un corredor ecológico no solo para aves, sino también para mariposas.

El proyecto de la fundación será evaluado por un jurado especializado que escogerá al mejor de entre 177 proyectos. Estos se seleccionaron de entre 1.500 de todo el mundo. (I)

26 % de la superficie de la Tierra la ocupa el pastoreo, un factor decisivo en la deforestación en América Latina, según la FAO.

Forestación sirve de modelo sostenible para el pastoreo en el Parque Nacional Sangay
Ecología
2015-07-20T11:55:03-05:00
La iniciativa busca preservar los bosques y páramos que son hábitats del oso de anteojos.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo