Aquí los platos no tienen nombre y no hay carta porque las combinaciones que ofrece Amaranto, el nuevo restaurante de comida vegetariana, son creaciones diarias de María Mejía, la dueña.
Copiar enlace
La final de fútbol entre el Mejía y Montúfar fue causa de alegría en Quito, como ocurría en los antiguos intercolegiales. El partido sirvió para modificar conductas y el deporte se usó como una herramienta formadora basada en principios y valores.
Copiar enlace