Un tribunal del Vaticano abrió ayer el primer juicio de la ‘era Francisco’ por presunta corrupción contra dos exdirigentes del hospital infantil de la Santa Sede en Roma, Bambino Gesu, por desviar fondos para la renovación del lujoso departamento del cardenal Tarcisio Bertone, entonces secretario de Estado.
Copiar enlace

Páginas