Rusia lanza un satélite europeo de observación de la Tierra
Copiar enlace
El agua nos llegaba hasta la cintura y estaba tan oscuro, y el agua tan sucia, que no veíamos dónde pisábamos. Nos aferrábamos al brazo de la primera persona que encontrábamos.
Copiar enlace

Páginas