La Constitución que rige desde el 2008 es la segunda en recoger dos condiciones para que no se realice una segunda vuelta en la elección de la dignidad presidencial.
Copiar enlace