La seguridad entendida como unos señores rudos sobre sirenas y autos poderosos solía acompañar implacable y perceptiblemente al expresidente Correa.
Copiar enlace
Como decía Medardo Ángel, “quién me diera tener una perenne inconsciencia infantil” y con el título de este artículo afirmar que sucederá algo, con la puerilmente esperanza de que ocurra lo contrario.
Copiar enlace

Páginas