El "ministro" del Vaticano para los Emigrantes, el cardenal Antonio Veglio, señaló que doce millones de personas son apátridas, "casi invisibles para el mundo".
Copiar enlace