Mañana se cumple un año de cuando publiqué “Somos momentos”, y hoy, sin haberlo planeado, vuelvo a escribir del mismo tema. Y acaso es consecuencia de esa naturaleza espiritual de los recuerdos, esas ligaduras más fuertes que el acero, esos golpes que como un sello evidencian que en esa existencia hubo/hay vida. Los recuerdos vuelven abalanzándose, siempre. Son los tatuajes del alma.
Copiar enlace
Con la colocación de la primera piedra se inició el jueves pasado la construcción del Puerto de Aguas Profundas en Posorja. Se trata de un antiguo proyecto para lograr el Desarrollo Integral Marítimo del Golfo de Guayaquil.
Copiar enlace
Estoy domiciliado en el cantón Salinas, en la urbanización La Milina. Las urgencias de un grupo humano que trata de progresar hace que las miradas y desvelos se centren en el entorno cercano –algo justo y necesario– pero se corre el riesgo de perder la visión de conjunto, de adquirir una miopía cívica.
Copiar enlace

Páginas