El Servicio Federal de Protección ruso ha encargado 20 máquinas de escribir para redactar documentos secretos y evitar posibles filtraciones por el uso de medios electrónicos, según diario Izvestia.
Copiar enlace