La propuesta de los líderes republicanos implica cortar con la reforma de la Ley de Salud, impulsada por el presidente Barack Obama. El Senado ya ha rechazado dos planes similares.
Copiar enlace