En enero pasado el joven publicó un artículo donde criticaba al profeta Mahoma. El fiscal se basa en el Código Penal de Mauritania, que sanciona a todo musulmán que se burle de Alá, de sus ángeles, sus libros o de sus profetas.
Copiar enlace