Pedro huía de la persecución de Nerón a los cristianos cuando humillado ante el ¿quo vadis? de Jesús al encontrarlo, vuelve a Roma a cumplir con su suerte. Es este el dilema de hoy, ¿Dónde vamos que no llegamos?
Copiar enlace