A unos 3,2 kilómetros de profundidad en el mar donde los satélites y aviones buscan restos del avión malasio perdido, el lecho marino es principalmente plano, salvo en un sector donde hay bajada inclinada rocosa que termina en una zanja profunda.
Copiar enlace