Mein Kampf
Copiar enlace
Casi una década duró mi andadura de librero. Previamente, por varios lustros gané, en duras circunstancias, el pan y la dignidad como editor.
Copiar enlace
Una de las virtudes de la lengua francesa, y de sus casas editoriales, sea que estén en París, Besanzón, Arlés, Ginebra o Lausana, es que han sido durante siglos, y no menos ahora, los difusores de culturas y literaturas que no cumplen el peaje comercial de los productos globales.
Copiar enlace
Libros gratis, como si fuera la solución.
Copiar enlace
Fiebre por  Potter no se detiene
Copiar enlace

Páginas