Sí, soy esa a la que los vecinos empezaron a llamar “la señora de las bananas”.
Copiar enlace
Marido y mujer en la cocina. Marido: Creo que me estás traicionando. Mujer: ¡Qué te pasa, hablas pendejadas! Marido: Entonces dónde estuviste anoche. Mujer: ¡¡Qué te importa!! Marido: Es que últimamente estás tan distante, casi nunca estás en casa, te comportas como lo hacías durante esos años en que me eras infiel. Por favor, explícame qué sucede… Mujer: ¡¡¡Cállate la boca, loco, no te estoy traicionando y punto!!!
Copiar enlace
Vivo en Alemania desde hace nueve años y me acabo de dar cuenta de que no soy la “típica” migrante. Me lo hizo notar un señor con su tremendo comentario racista: “usted es demasiado blanca para ser ecuatoriana”.
Copiar enlace