Un día después del ataque yihadista contra Kirkuk, esta ciudad controlada por los kurdos seguía amenazada por potenciales kamikazes y francotiradores del Estado Islámico.
Copiar enlace