La convocatoria a una audiencia, donde se decidirá si los doce estudiantes mayores de edad del colegio Central Técnico van a juicio por el delito de rebelión, genera desesperación entre los jóvenes y sus padres.
Copiar enlace