Seis latinos, de padres mexicanos, crearon el Instituto Gráfico de Chicago para difundir el grabado entre los artistas y el público y luchar contra la tecnología digital que amenaza el arte artesanal con impresiones baratas y de bajo costo.
Copiar enlace