El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, anunció este lunes que mantendrá la ayuda a los hogares con hijos, pero subirá los impuestos a las familias que tengan más ingresos.
Copiar enlace