La mujer embarazada llegó a Barcelona, donde en la semana 21 de gestación detectaron que el feto tenía los pulmones muy dilatados, estaban comprimiendo el corazón y produciendo un fallo cardíaco.
Copiar enlace