Michelle Knight, de 32 años, martirizada durante once años de secuestro, violaciones y abusos en la "casa del horror" de Cleveland, maltratada en su adolescencia, es la única de las tres cautivas liberadas que aún no se reúne con su familia.
Copiar enlace