Mi estupor solo era superado por la vergüenza. En un especial de diario El País de España publicado el 15 de octubre de este año, los datos que leía me dejaban anonadada.
Copiar enlace