El conflicto se dio cuando el opositor al régimen boliviano, Roger Pinto, salió hacia Brasil sin salvoconducto. La presidenta Dilma Rousseff relevó al canciller Antonio Patriona y separó al embajador brasileño.
Copiar enlace
El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, advirtió que "si las implicaciones de las interceptaciones no son resueltas de manera satisfactoria, se corre el riesgo de proyectar una sombra de desconfianza sobre nuestra relación".
Copiar enlace