Urgencias de L.M.G.

Miércoles, 13 de Septiembre, 2017 - 00h07
13 Sep 2017

Se comenta que Lenín, el presidente ecuatoriano, vive horas de intensa y crucial actividad política. Los pasos por él dados contemplan estrategias de corto y largo plazo para recuperar la independencia del Ecuador, porque el gobierno de RCD, hábil y ladinamente, en dos lustros, al estilo de Irma, José y Katia, arrasó con la historia, maniató derechos y libertades y puso a soñar a un pueblo con la ‘certeza’ de haber forjado una patria nueva.

La tecnología moderna ha creado instrumentos sofisticados de comunicación. El gobierno anterior puso en marcha un Estado-depropaganda, dotado de tecnología de punta y con recursos suficientes para inundar al país con la difusión de contenidos, técnicamente empaquetados, para construir un modo único de leer y entender los acontecimientos del Ecuador de ayer, de hoy y del futuro. Su máximo líder se adueñó de la verdad y la administró con mano férrea y con rostro de piedra; jamás se sonrojó por los atropellos que salieron de su boca.

Joseph Goebbels, genio perverso al servicio de Adolfo Hitler, modela el comportamiento de quienes manejaron la comunicación en el gobierno que todavía no acaba de irse. “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá… Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque; si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan… Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión, escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

¿Les parece que algo similar al libreto de Goebbels fue instrumentado en Ecuador por los genios que condujeron la comunicación en el gobierno de RCD? No solo algo parecido, sino con mejores resultados. El gobierno de RCD manejó con maestría digna de mejor suerte el contragolpe. Si esto hubiese practicado el técnico Quinteros, la suerte de nuestra Selección quizá sería otra. Todo ataque al Gobierno se respondió con una arremetida en contra de quienes algo denunciaron dejando ver al final que los defensores del orden o de la rectitud en el manejo financiero o contractual eran los corruptos. Es decir, fue la rebelión sistematizada de los pájaros en contra de las escopetas. Todo esto no ayer, también hoy, porque sigue vigente. El pueblo percibe que “el pobrecito de JG, vilmente calumniado, pidió a la Asamblea que le permitiera ser juzgado para demostrar su inocencia”. El proceso está en marcha.

LMG tiene urgencias. El tiempo es su enemigo. Necesita borrar de la Constitución instituciones y procedimientos perversos creados para manejar el Estado al talante del mandatario de turno y sus secuaces, deshacerse de colaboradores de cuño sesgado, marcar pautas de recuperación económica, demostrar que el pasado reciente es ya historia.

“Lenín moreno es un supino farsante o él decidió hacer historia. No tengo elementos para afirmar la primera parte de esta disyuntiva. Ecuador anhela que la segunda sea verdadera”. (EL UNIVERSO 6-VIII-2017) (O)

Urgencias de L.M.G.
Se comenta que Lenín, el presidente ecuatoriano, vive horas de intensa y crucial actividad política.
2017-09-13T00:07:04-05:00
El Universo

Te recomendamos