La consulta

Domingo, 10 de Septiembre, 2017 - 00h07
10 Sep 2017

Cuando hablamos de democracia, conozcamos o no el origen etimológico de la palabra, todos pensamos en pueblo, el gobierno del pueblo.

Durante las campañas electorales se promete lograr el desarrollo en democracia y nunca es más repetida la palabra pueblo. Los oradores saben que al terminar un discurso, usar ese término garantiza los aplausos. En el ejercicio del poder se sigue hablando del pueblo y repitiendo que es el mandante.

Por eso llaman la atención los condicionamientos y los recelos ante el anuncio de una posible consulta popular. Si el pueblo es el mandante, tiene derecho a que se le consulte lo que el mandatario crea necesario, y todos los ciudadanos, incluidos los que mucho hablan de gobernar para el pueblo y lo hacen sin el pueblo, tienen la obligación de acatar su decisión.

No se entiende, entonces, que haya oposición de quienes se dicen demócratas, salvo que teman que lo que el pueblo consultado decida no sea lo que ellos quisieran. Pero, en todo caso, no debe ser obstáculo para hacer uso de un recurso constitucional que fortalece la democracia. (O)

La consulta
Editoriales
2017-09-10T00:07:04-05:00
Cuando hablamos de democracia, conozcamos o no el origen etimológico de la palabra, todos pensamos en pueblo, el gobierno del pueblo.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo