Las firmezas absolutas de Rodas

Martes, 5 de Septiembre, 2017 - 00h00
5 Sep 2017

Quienquiera que escuche las intervenciones radiales de Mauricio Rodas se puede llevar la idea confusa de un alcalde con unos compromisos absolutos –su palabra favorita– hacia los intereses ciudadanos. Ha tratado de justificar los temores y miedos a tomar decisiones frente al tema del transporte público en una supuesta voluntad inquebrantable por defender a los ciudadanos. Hemos respondido –dijo en tono severo la semana pasada– con firmeza absoluta a las acciones ilegales de los transportistas. La supuesta firmeza del alcalde se sustenta en su responsabilidad: se requieren estudios serios y profundos para enfrentar un tema tan complejo como el transporte. Crea el conflicto porque no sabe cómo gestionarlo en el marco de sus interminables cálculos políticos, para luego presentarse como el adalid de los intereses ciudadanos.

Rodas pretende construir ficciones ideológicas a través de unos programas radiales donde la mesa siempre está servida para sus verdades. Se resiste a elevar el pasaje del transporte urbano a 0,30 centavos si los choferes no asumen antes el compromiso de mejorar el servicio. ¡El gran defensor de los ciudadanos! Pero lo que Rodas no dice ni discute es que en los últimos dos años el Municipio ha gastado 40 millones de dólares –cifra enorme– en subsidiar el transporte público de la ciudad. Cuando se decidió el subsidio –entonces también para evitar el ajuste de las tarifas–, la condición fue la misma: que mejore el servicio. Han pasado dos años y estamos en el mismo lugar. Si los 40 millones hubiesen servido para algo, no estaríamos en el dilema actual del aumento tarifario, este se justificaría por sí mismo.

Los argumentos de Rodas también muestran la poca capacidad técnica del Municipio, la improvisación. Se presenta como muy responsable y serio cuando dice que se requieren estudios profundos para abordar un tema tan complejo. Cada vez que hay un problema complejo, ya sea con los taxistas o con los choferes de los buses, aparece la misma salida: requerimos estudios serios y profundos. Dos años después de haber gastado 40 millones de dólares en subsidios resulta que no hay estudios. ¿Cómo se maneja el Municipio? ¿Cuáles son sus capacidades técnicas? ¿No hay monitoreos permanentes de los servicios públicos? ¿Se reacciona solo cuando hay emergencias?

El alcalde juega con las palabras y la desinformación ciudadana. Va otro ejemplo. En el mismo programa proclamó el inquebrantable compromiso de su administración –siempre en tono solemne– con los presupuestos participativos. Hemos subido –dijo– de 16 a 20 millones el presupuesto para que sean las asambleas barriales las que decidan el gasto. Si 16 millones era un monto ínfimo, 20 lo sigue siendo si se toma en cuenta que no representa sino el 1,5% del presupuesto general del Municipio. Ningún programa de presupuestos participativos serio, comprometido con una visión distinta de la gestión y de la democracia, puede prosperar con esos montos. ¡Que no se llene de afirmaciones demagógicas!

El Municipio de Quito tiene problemas de gestión, conducción política y visión de la ciudad, que el alcalde pretende resolverlos con sus firmezas absolutas a través de entrevistas radiales donde la mesa siempre la tiene servida. Por esa vía no se resuelven ni los problemas de la ciudad ni los de imagen de Rodas. (O)

Las firmezas absolutas de Rodas
Quienquiera que escuche las intervenciones radiales de Mauricio Rodas se puede llevar la idea confusa de un alcalde con unos compromisos absolutos –su palabra favorita– hacia los intereses ciudadanos.
2017-09-05T00:00:22-05:00
El Universo

Te recomendamos