Alianza PAIS

Sábado, 12 de Agosto, 2017 - 00h00
12 Ago 2017

La salida del gerente de la Corporación Nacional de Electricidad y la confirmación de que Gustavo Larrea no es parte del Gobierno quitaron a los militantes de Alianza PAIS los motivos principales para sus tensas relaciones con el presidente. Ahora confían en que haya un diálogo con el vicepresidente para limar asperezas. Olvidan que no es un tema de dos, sino del país.

En otra reunión, con los pueblos y nacionalidades indígenas, el presidente ofreció disculpas por las políticas de la administración anterior en educación y salud. Dijo que se construyeron escuelas del milenio sin considerar la distancia de las viviendas y las dificultades de transporte para los niños, y que se hicieron grandes hospitales, pero se descuidaron centros de salud que había que reacondicionar y equipar. Aseguró que corregirán esos errores y que sin corrupción habrá más recursos para estos sectores.

Es comprensible que el presidente busque mejorar las relaciones con su partido, pero el partido debería aceptar y respetar que ahora su responsabilidad es actuar con transparencia y con independencia. Su única sujeción debe ser a la Constitución y el criterio que más le interese debe ser el del pueblo. (O)

Alianza PAIS
Editoriales
2017-08-12T00:00:16-05:00
La salida del gerente de la Corporación Nacional de Electricidad y la confirmación de que Gustavo Larrea no es parte del Gobierno quitaron a los militantes de Alianza PAIS los motivos principales para sus tensas relaciones con el presidente.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérate a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo