Solo se confía en el dólar

Viernes, 12 de Mayo, 2017 - 00h07
12 Mayo 2017

El exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis pasó por Ecuador dando unos consejos al presidente electo. Recordemos que él tuvo que salir del gobierno de Tsipras para calmar los miedos acerca de una emisión paralela de drachmas. Ahora, consideremos sus recomendaciones.

Varoufakis dijo que el potencial del dinero electrónico fuera logrado si el Gobierno pudiera realizar pagos a proveedores del Estado o del sector privado en esta moneda. Él dijo que esto funcionaría paralelamente al Banco Central y a la banca comercial para “dar al Gobierno grados de libertad para la oferta de esos dólares digitales de forma contracíclica (…) durante choques externos”. En otras palabras, recomienda tener un banco central con capacidad de emitir una moneda propia.

Ahora, esta recomendación se enfrenta a un inconveniente infranqueable: la gente no aceptará voluntariamente la moneda nueva. Por eso ya van tres años tratando de convencernos de usar el dinero electrónico y todavía pocos lo usan.

Esta visita de Varoufakis junto con las travesuras que el BCE ha venido realizando desde que se aprobó el Código Orgánico Monetario y Financiero, en 2014, han generado un mayor grado de incertidumbre en el país, particularmente acerca de la permanencia de la dolarización.

En Ecuador existe un sólido consenso en torno a la dolarización. Es una aceptación que atraviesa regiones, estratos sociales y orientaciones políticas. Este consenso implica una firme desconfianza del Banco Central y de los políticos como administradores de una moneda nacional.

Por eso resulta tan duro de matar la dolarización. Si las autoridades quisieran imponer una nueva moneda, como el dinero electrónico, la única forma de lograrlo es obligando a la gente a usarla. Pero esa obligatoriedad trae consigo su sentencia de muerte, puesto que cuando lo han ensayado ha generado inmediatas reacciones de rechazo por parte de las instituciones financieras y del público en general.

El BCE le ha prestado al Gobierno Central más de $ 5.800 millones de la Reserva Internacional (RI), fondos que les pertenecen a sus dueños, los depositantes. Además, ha prestado fondos a bancos estatales. Estas operaciones han derivado en que de los $ 10.346 millones que los dueños de la RI han depositado en el BCE, solamente el 31% estaba respaldado con activos líquidos hasta el 30 de abril de 2017. Aunque esto pone en peligro la estabilidad del sistema financiero, no está en riesgo la dolarización.

Sucede que el papel de las reservas en una economía dolarizada es muy distinto al que tienen en una economía con moneda nacional. El exministro de Finanzas de El Salvador Manuel Hinds explicó que “en una economía dolarizada... solo hay una moneda... cuyo valor no depende de ninguna reserva mantenida en el país. El valor de la moneda local, el dólar, no está definido por el Gobierno ni el BCE... Ese valor no cambia si Ecuador tiene o no tiene reservas. Los precios en dólares y los contratos en dólares siguen valiendo lo mismo, aquí y en la China, aunque Ecuador no tenga reservas”.

Y precisamente porque, afortunadamente, nuestros políticos no pueden hacer nada para determinar el valor del dólar, este genera mucha más confianza que cualquier alternativa que se les pueda ocurrir a nuestros políticos, incluso y particularmente en momentos de crisis financiera. (O)

Solo se confía en el dólar
El exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis pasó por Ecuador dando unos consejos al presidente electo.
2017-05-12T12:23:57-05:00
El Universo

Te recomendamos