Estamos divididos

Viernes, 21 de Abril, 2017 - 00h00
21 Abr 2017

Hay que acreditarle al Gobierno éxito en la división por la que venía trabajando. Pueblo y pelucones votaron diferentes. Ganó Moreno en las parroquias de los suburbios donde viven los más pobres. En La Puntilla ganó Lasso con el 90%. La mitad del país votó contra el populismo del Socialismo Siglo XXI y el licenciado Moreno deberá tener presente esta realidad. La democracia significa respeto. Así lo afirmó Pericles en el Discurso del Funeral, la más genuina definición de la democracia. Respeto a los demás. Nosotros deberemos respetar al Gobierno. Es un proceso de dar y recibir.

El rechazo al proyecto de Alianza PAIS tuvo el acierto de unir a los opositores que votaron por Lasso. Tenían una razón poderosa: la mala conducción económica que ha terminado por endeudarnos hasta las raíces. La constitución de Montecristi que concentra mucho poder en el Ejecutivo es un proyecto inacabado que la gente percibe como próxima a la situación venezolana. Felizmente, el áncora de salvación está en el dólar, anclado también en la conciencia popular. La gente que votó por Moreno prefiere obedecer a los rugidos del estómago más que a los “claros clarines” de la democracia.

Quienes votamos por Lasso anhelamos un cambio radical en la economía. Queremos oportunidades para crear trabajo, producir antes que recibir dádivas, queremos las virtudes de la libre empresa con los necesarios controles del poder político, que evite injusticias. Es innoble el recurso de acusar a los contrarios de neoliberales porque entraña una vuelta al liberalismo salvaje del siglo XVIII, con las profundas desigualdades que Marx denunció en sus “Manuscritos” sobre el trabajo enajenado. Comparar la situación actual con la de hace dos siglos es de mala fe. La conciencia social ha progresado hacia mejores relaciones entre trabajadores y capitalistas. Sabemos que ambas fuerzas son imprescindibles para crear progreso y que deben equilibrarse no solo por justicia social sino por la virtud superior a la equidad que es la epiqueya.

Queremos libertad para poder expresarnos sin temor a que una frase sea usada como pretexto para meternos presos o descalabrar a los medios con multas excesivas. Creemos que la constitución de Montecristi es un documento de buenas intenciones que los hechos, testarudos, demuestran que ha liquidado la esencia de la república democrática, que es la división de poderes. El Consejo de Participación no debe asumir las funciones del parlamento.

El Lcdo. Moreno ha sido proclamado presidente electo. Es quimérico volver atrás. Si hubo fraude está hecho científicamente y será imposible probarlo, así se cuenten todos los votos. En ese caso, el tiempo es el peor enemigo de Lasso. No obstante, debo dejar un mensaje de admiración hacia su lucha. Ha demostrado virtudes esenciales y tener las cualidades de un buen peleador. Tal vez las exhibió muy tarde. Ha inspirado a los demócratas del país que salen a protestar en las calles sabiendo que arriesgan su libertad, sacrificando horas de descanso y ofreciendo una lucha que pasa por encima de las incomodidades de la lluvia y el sol. Ellos brillan. Son la esperanza. (O)

Estamos divididos
Hay que acreditarle al Gobierno éxito en la división por la que venía trabajando. Pueblo y pelucones votaron diferentes.
2017-04-21T00:00:09-05:00
El Universo

Te recomendamos