Nadie querría eso

Viernes, 21 de Abril, 2017 - 00h00
21 Abr 2017

Según relato de una cubana en Guayaquil, en los primeros años de la década de los 70 Cuba tenía “sueños y esperanzas” de una vida mejor a largo plazo, con nuevos hospitales, carreteras, escuelas, colegios y muchas obras públicas; pero cuando llegó “la pobreza”, todas las obras fueron “perdiendo su valor”, desde la educación hasta la salud; todo cambió en la forma y en el fondo de las cosas que se habían prometido, por “el exceso de poder” en el gobierno de Fidel Castro. Ese poder se convirtió en prepotencia, muchos cubanos tuvieron que huir de Cuba (población dividida).

Nadie quiere seguir el camino de Cuba ni de Venezuela, donde solo los que trabajan para el Gobierno viven mejor y tienen todo, tienen trabajo y negocios –aunque esto será pasajero– y dictadores que se creen un “dios” limitan, no dejan hacer nada sin sus autorizaciones y el futuro de las familias es oscuro. Ahora toca reflexionar por el derecho y la libertad para vivir siempre una vida mejor y no falsas ideologías y promesas que terminan en fracasos y pobrezas. Reflexión: ¿si Cuba y Venezuela son lo mejor del mundo, por qué hay tanta pobreza entre sus habitantes? (O)

Ángel Calderón, economista, Guayaquil

Nadie querría eso
Cartas al Director
2017-04-21T00:00:09-05:00
Según relato de una cubana en Guayaquil, en los primeros años de la década de los 70 Cuba tenía “sueños y esperanzas” de una vida mejor a largo plazo, con nuevos hospitales, carreteras, escuelas, colegios y muchas obras públicas
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo