Caricatura

26 de Febrero, 2017
25 de Febrero, 2017
24 de Febrero, 2017
23 de Febrero, 2017
21 de Febrero, 2017

Columnistas

El Acuerdo de París o COP21 sobre cambio climático establece serios y obligatorios compromisos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, que provoca el... Leer más

Lo recién vivido por los ecuatorianos testimonia la nula confianza en nuestras instituciones, la fragilidad de nuestra democracia y la inconsistencia de nuestra sujeción a la... Leer más

Se ha ido un hombre grande, un infatigable trabajador de la cultura ecuatoriana. La respetable edad del fallecido no merma el dolor de la partida, la clara conciencia de la... Leer más

¡Uf!, qué días los de esta semana. ¡Qué nerviosismo! ¡Qué noches de infarto! Y nosotros que creíamos que los escrutinios se iban a desarrollar normalmente. ¡Qué brutos!

... Leer más

Se desactivó una crisis de proporciones cuando el presidente Correa accedió a que haya segunda vuelta. El día anterior había conminado a quien designó como presidente del CNE a... Leer más


El disputado voto

En la central de campaña se mezclan la descoordinación con el entusiasmo ganador. Los militantes están convencidos de la idoneidad de sus candidatos y todos allí realizan alguna tarea pues faltan pocos días para el día de elecciones que, esta vez, es especial porque la sociedad antes ha sido obligada a permanecer en silencio, asustada ante la omnipresencia del dictador, que ya no está físicamente pero que copó las funciones del Estado y que no dio respiro al régimen de partidos. Ahí están los falangistas, los comunistas del Pecé, los izquierdistas y el partido Alianza, todos en la conquista de los votos.

Las consignas de la central de campaña rezan: “Por un deporte popular”, “Por una educación sin privilegios”, “Por una tercera edad digna”; con ellas se sienten a punto de transformar el universo. Discuten si con escritos se llega al elector; uno plantea: “Al elector solo hay que decirle tres cosas… Primera, que vote. Segunda, que no tenga miedo. Y tercera, que lo haga en conciencia”. Otro plantea qué pasaría si la conciencia no coincide con el programa. Pero hay que trabajar rápidamente, pues según las encuestas, “todavía quedan un cuarenta por ciento de indecisos en el país” y a ellos hay que convencerlos.

Los candidatos poco fotogénicos han hecho lo imposible para verse bien en las propagandas: uno que jamás pateó una pelota aparece jugando al fútbol junto a la multitud. Ahora le toca visitar unos pueblos que han sido descuidados en los recorridos, ir al campo, hablar de nueva política agraria, de racionalización de cultivos, de construcción de escuelas. Quiere hacer llegar sus proclamas hasta el último rincón del país porque “los viejos también votan” y hay que obtener los votos uno por uno. La candidata que lo acompaña plantea que “la cuestión estriba en cambiar la mentalidad de una sociedad patriarcal”.

Cuando llegan al campo se ponen de acuerdo en que, para convencer, hay que decir que subirán las pensiones y que doblarán el precio de los productos agrícolas. Se han alejado 80 kilómetros de la ciudad, pero el paisaje ha cambiado radicalmente. Es como otro país. Los candidatos se encuentran con el señor Cayo Fernández, de 83 años, que vive en un pueblo semiabandonado donde solo existen él, su mujer, y un vecino con el que no habla porque están seriamente enemistados. Con el señor Cayo los candidatos descubren cuánto desconocen de la sencilla sabiduría de quienes se hacen el pan con sus propias manos.

Estos contrastes se cuentan en la novela del escritor Miguel Delibes, El disputado voto del señor Cayo, de 1978, que desnuda dos Españas, dos países: el que ven los políticos y el que vive la gente. ¿Para qué sirve la flor del saúco? ¿Dónde se posan las abejas? ¿Qué es lo que el cárabo bota por la boca? ¿Cuánta agua requiere la remolacha? ¿Cómo aliviar la picazón de la ortiga? ¿Por qué el cuclillo pone sus huevos en nido ajeno? Ante la ignorancia, uno pregunta: “¿De veras te parece más importante recitar Althusser que conocer las propiedades de la flor del saúco?”. ¿Conocen los candidatos la realidad a fondo? (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: