Caricatura

26 de Febrero, 2017
26 de Febrero, 2017
25 de Febrero, 2017
24 de Febrero, 2017
23 de Febrero, 2017

Columnistas

Escoger el lado correcto de la historia será la opción del elector cuando vuelva a las urnas el 2 de abril. Con perspicacia lo anotó el candidato Guillermo Lasso en un reciente... Leer más

Será blanca porque debe ser absolutamente pacífica, nada de apalear a legisladores ni de asaltar a la autoridad electoral. Los métodos deberán estar apegados a derecho, ningún... Leer más

Mal paga el diablo a sus devotos, dice el dicho que en estos días debe atormentar al presidente del Consejo Electoral. Desde su accidentado acceso al cargo hizo méritos para... Leer más

La jornada electoral del 19 de febrero dejó más de una lección a todos. La ansiedad y desasosiego se repartieron por iguales entre oficialistas y opositores, pues los unos... Leer más

Presidente, llegó la hora de decir adiós, es evidente que no le es fácil. Debe aceptar que el pueblo quiere cambio. Usted y sus asambleístas evitaron la consulta sobre la... Leer más


Socialismo y riqueza

Muchos hablan de comunismo, capitalismo y socialismo sin siquiera entender lo que en realidad significan y lo peor es que ahora hasta ya hablan de socialismo del siglo XXI.

El comunismo es la abolición de la propiedad privada de los medios de producción sobre el trabajo y la eliminación de las clases sociales, es decir, concentración y disfrute de la riqueza solo en quienes administran el Estado, mientras el resto de la población es sometida y mantenida bajo raciones iguales e indignas que apenas le permite sobrevivir; en otras palabras, esclavitud. El capitalismo es el usufructo de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción, constituido en las relaciones empresariales vinculadas a las actividades de inversión, es decir, concentración de la riqueza en manos del Estado y de los inversionistas; en otras palabras, explotación. El socialismo que proviene del término sociedad, no es otra cosa que la asociación del comunismo con el capitalismo que se unen con la finalidad de producir para todos, puesto que el uno pone la mano de obra y el otro el capital y en donde la ganancia o utilidad depende del trabajo y la inversión; es decir, distribución de la riqueza entre el Estado, el que más trabaja y el que más invierte, incluso el trabajador puede ser también accionista de la empresa si parte de su ganancia la suma al capital, en otras palabras, es libertad y riqueza.(O)

Pedro Eusebio Chichande Ortega, abogado; Babahoyo, Los Ríos

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: