Caricatura

19 de Enero, 2017
19 de Enero, 2017
18 de Enero, 2017
17 de Enero, 2017
16 de Enero, 2017

Columnistas

Con motivo de nuestro artículo anterior, referente a las peripecias agrícolas, mencioné el caso de una enfermedad que produjo serios daños a la producción de maíz duro, en... Leer más

Ana Rosa Valdez *

Luego de una prolongada demora, la Ley Orgánica de Cultura no sólo nos llega tarde, sino en mal momento. En pleno período electoral,... Leer más

Mañana es la toma de posesión de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos de América. Llegará el día tan esperado por unos cuantos y temido por otros muchos.... Leer más

En ciertas religiones y sectas el pecado es una transgresión, voluntaria o no, de la ley divina. Se lo define como desobediencia, rechazo, obstáculo para la salvación, también... Leer más

La civilización en todas sus expresiones históricas y geográficas ha producido ideas de índole moral con el fin de que sobre ellas se construyan las estructuras sociales. Cada... Leer más


Cumplir deberes

El Estado, como organización de derechos y justicia social, está obligado por ley a cumplir con una infinidad de servicios y deberes: garantizar los derechos ciudadanos, planificar el desarrollo nacional, la salud, la educación, la seguridad social, trabajo, transporte, etcétera. El Gobierno central, la Asamblea Nacional, la Corte de Justicia, los Gobiernos Autónomos Descentralizados y las juntas parroquiales tienen como deber primordial ejecutar acciones tendentes a cumplir con estos mandatos.

Sin embargo, hoy, con una altísima carga de deuda externa (que más parece deuda eterna), con el bajo precio del petróleo, con la apreciación del dólar y otros factores externos e internos parece imposible que el Estado ecuatoriano logre cumplir todos los servicios y deberes a la vez. La construcción de grandes obras como represas, sistemas de riego y drenaje, protección ante inundaciones, rehabilitación o reconstrucción de vías, puertos y aeropuertos..., requieren de grandes recursos económicos y esfuerzos estatales; sin embargo, podría delegarse a través de concesiones a la empresa privada, nacional o internacional. Esta invertiría en la construcción o rehabilitación y en el manejo del servicio por un lapso determinado, con una tasa interna de retorno adecuada y devolver luego al Estado las obras, la operación y el funcionamiento del servicio. Con esto, el Estado podría destinar los escasos recursos disponibles en acciones prioritarias hacia el bienestar de los habitantes. Un ejemplo es lo que bien se pudo hacer en el caso Coca Codo Sinclair, obra construida a través de la deuda pública en lugar de compartir la responsabilidad con inversionista privados, los que a su cuenta y riesgo, pienso, también la podrían haber construido.

A propósito de la actual campaña electoral y de los candidatos presidenciales, será saludable que se pronuncien por un plan nacional de concesiones, se puede intentar como posible solución a la crisis y para generar empleos; con este sistema se pueden acometer obras y cumplir con los servicios demandados.

El Estado, bajo reglas claras, sería el ente regulador y la empresa privada sería el ente que preste el servicio. Se pueden delegar megaobras hasta el cuidado de un parque o el mantenimiento de un cementerio. Pero para implantar un plan de concesiones se debe contar con una ley exclusiva para tal efecto.(O)

Marco Varas Flores, profesor, Guayaquil

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: