Caricatura

19 de Enero, 2017
19 de Enero, 2017
18 de Enero, 2017
17 de Enero, 2017
16 de Enero, 2017

Columnistas

Con motivo de nuestro artículo anterior, referente a las peripecias agrícolas, mencioné el caso de una enfermedad que produjo serios daños a la producción de maíz duro, en... Leer más

Ana Rosa Valdez *

Luego de una prolongada demora, la Ley Orgánica de Cultura no sólo nos llega tarde, sino en mal momento. En pleno período electoral,... Leer más

Mañana es la toma de posesión de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos de América. Llegará el día tan esperado por unos cuantos y temido por otros muchos.... Leer más

En ciertas religiones y sectas el pecado es una transgresión, voluntaria o no, de la ley divina. Se lo define como desobediencia, rechazo, obstáculo para la salvación, también... Leer más

La civilización en todas sus expresiones históricas y geográficas ha producido ideas de índole moral con el fin de que sobre ellas se construyan las estructuras sociales. Cada... Leer más


Manejo ético

Seis allanamientos en Quito y en los valles cercanos llevaron a la detención de tres exfuncionarios públicos, a quienes se investiga como posibles integrantes de una presunta red dedicada al tráfico de influencias para conseguir contratos del sector público. Se investiga su probable intervención en la negociación de compra de medicamentos para los hospitales y otras instituciones del Estado.

La documentación encontrada permitió descubrir que la red cobraba entre el 3% y el 20% del contrato tramitado. También se conoce que utilizaba información confidencial para influenciar en la obtención de los contratos o que bloqueaba a las empresas que legítimamente ganaban las adjudicaciones.

Se dirá que tráfico de influencias ha habido siempre, pero eso no significa que esté bien y debamos aceptarlo, lo que corresponde es lo que se está haciendo.

El combate a la corrupción es una obligación de gobernantes y ciudadanos, que debe practicarse siempre, sin importar la coyuntura política que estemos viviendo y, por supuesto, sin utilizarlo para otros fines que no sean los de lograr un manejo ético de los fondos públicos. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: