Caricatura

10 de Diciembre, 2016
9 de Diciembre, 2016
8 de Diciembre, 2016
7 de Diciembre, 2016
6 de Diciembre, 2016

Columnistas

En diciembre, empresarios y expertos están empeñados en realizar balances económicos.

Cercanos al fin de este año 2016, creyentes y no creyentes tenemos la tarea de... Leer más

Hace muchos años, cuando ingresé por primera vez a la sala de redacción de un periódico, para iniciar un camino que nunca abandoné, distinguí al fondo a un periodista delgado,... Leer más

De la producción para consumo interno

La producción agropecuaria ecuatoriana está claramente dividida en dos sectores muy diferenciados: el primero dedicado a la... Leer más

Contrario al discurso oficial, el nuevo proyecto de Ley Orgánica para evitar la Especulación sobre el Valor de las Tierras y Fijación de Tributos es particularmente afrentoso,... Leer más

La Ley de Plusvalía tiene como justificativo que algunos ganan en exceso (“por especulación”) cuando venden sus propiedades que han subido de precio porque, uno, hay burbujas... Leer más


Manejo ético

Seis allanamientos en Quito y en los valles cercanos llevaron a la detención de tres exfuncionarios públicos, a quienes se investiga como posibles integrantes de una presunta red dedicada al tráfico de influencias para conseguir contratos del sector público. Se investiga su probable intervención en la negociación de compra de medicamentos para los hospitales y otras instituciones del Estado.

La documentación encontrada permitió descubrir que la red cobraba entre el 3% y el 20% del contrato tramitado. También se conoce que utilizaba información confidencial para influenciar en la obtención de los contratos o que bloqueaba a las empresas que legítimamente ganaban las adjudicaciones.

Se dirá que tráfico de influencias ha habido siempre, pero eso no significa que esté bien y debamos aceptarlo, lo que corresponde es lo que se está haciendo.

El combate a la corrupción es una obligación de gobernantes y ciudadanos, que debe practicarse siempre, sin importar la coyuntura política que estemos viviendo y, por supuesto, sin utilizarlo para otros fines que no sean los de lograr un manejo ético de los fondos públicos. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: