Caricatura

21 de Febrero, 2017
20 de Febrero, 2017
19 de Febrero, 2017
17 de Febrero, 2017
16 de Febrero, 2017

Columnistas

Una y otra vez, los personajes de Rayuela de Julio Cortázar aluden a los “juegos en el cementerio”. Se refieren, delicadamente, a las palabras muertas en el Diccionario de la... Leer más

¿Es la política corrupta? O más bien será que en la política se vuelve más evidente la corrupción, por los montos de recursos manejados y por las influencias y poder que se... Leer más

El modelo de Estado chavista está llegando a su clímax. La pregunta es si los ecuatorianos lo vamos a permitir o a resistir. Vamos, una vez más, a agachar la cabeza o... Leer más

El Gobierno señala: “… Ganó ampliamente el SÍ en consulta... prohibir paraísos fiscales. Esa es la verdadera lucha contra la corrupción…”.

Los investigadores de Oxfam,... Leer más

La urgencia de Alianza PAIS de ganar en primera vuelta –“Lenín, una sola vuelta” fue el grito de guerra el domingo a las 17:00 en sus cuarteles– llevó al movimiento de Gobierno... Leer más


11.000 aspirantes

El viernes último, la cola fuera del Centro de Convenciones Simón Bolívar, en Guayaquil, era enorme. Hombres y mujeres, carpeta en mano, esperaban para entregar la documentación que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) solicitaba a quienes se habían inscrito como candidatos a llenar los 150 cupos para trabajar en la institución, que necesita contratar 146 agentes civiles, 3 inspectores y un supervisor de Tránsito. En el portal web de la ATM se habían inscrito 11.000 personas.

Los requisitos son: ser bachiller, tener entre 18 y 24 años, medir al menos 1,60 las mujeres y 1,68 los hombres, tener licencia de conducir, superar las pruebas, incluida la del polígrafo, y presentar exámenes médicos. Se trata, pues, de jóvenes cuya necesidad de conseguir un empleo estable los llevó incluso a permanecer fuera del Centro de Convenciones desde tempranas horas de la noche anterior.

Las colas para entregar carpetas y aspirar a encontrar trabajo no son nuevas, pero sí lo es el número de aspirantes que teniendo los requisitos básicos no han podido ni ir a la universidad, ni conseguir un trabajo remunerado. Ellos son el símbolo y las principales víctimas de una crisis, que se ha vuelto inocultable y de la que los aspirantes a gobernantes deben hablar y explicar concretamente, qué van a hacer para resolver este problema que afecta a miles de ecuatorianos. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: