Caricatura

4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016
2 de Diciembre, 2016
1 de Diciembre, 2016
30 de Noviembre, 2016

Columnistas

La lectura del orientador artículo de Nila Velázquez del 19 de noviembre pasado, publicado en su columna de opinión de EL UNIVERSO titulado ‘El derecho a la verdad’, anima a... Leer más

Se trata de un financiamiento forzado. A fines de septiembre la Junta Reguladora y Monetaria subió el encaje de los bancos grandes del 2% al 5%. Esto significa que los fondos... Leer más

Tengo la extraña sensación de que ya no sabemos dónde está el cielo, dónde el infierno. Dónde los puntos cardinales. Dónde la izquierda, dónde la derecha.

Quienes antes... Leer más

Nadie se salva de ellos. Están en la punta de los dedos que teclean, de la lengua que habla y salpican la tersa piel de los estilos más esmerados. La mayoría de las veces dicen... Leer más

No son míos, y son verdaderos y falsos a la vez, como todo recuerdo. Son los recuerdos de otros, que los tomaron de otros y así sucesivamente, hasta llegar a quienes aseguran... Leer más


Asco

Es la sensación que a muchos nos ha quedado en la boca, luego de conocer a quienes aspiran a una curul en la Asamblea Nacional. Los romanos hablaban del famoso “pan y circo” como medio para disuadir la inconformidad en las masas populares, satisfaciendo solo sus necesidades más básicas, al tiempo que ofrecían medios recreativos que alejen a los ciudadanos del acto de pensar y cuestionar a sus gobernantes. Parece que los tiempos no han cambiado mucho desde entonces; y si lo han hecho, ha sido para retroceder. Se ha dibujado una cancha de juego político, donde se evita la discusión ciudadana, y la popularidad pesa mucho más que los principios.

Quién hubiera dicho que el mencionado escenario pasara de ser un burdo chiste a una decepcionante realidad. Nadie les niega a estos personajes su oportunidad de servir al país, pero asusta la casi ausencia de candidatos alejados del escándalo y de la farándula. Las próximas elecciones nos empujan a la difícil disyuntiva, entre personajes de farándula, potencialmente incapaces para los cargos a los que aspiran, y una minoría de se subdivide entre los que son relativamente familiares para los electores (por ya haber ocupado cargos anteriormente, quién sabe en qué términos), versus las nuevas caras, que aspiran a un cargo sin ser parte de la farándula local, y que resultan inciertos para los votantes, a pesar de sus títulos académicos y profesionales.

Nosotros como electores deberíamos tener una alternativa que nos permita expresar nuestra inconformidad con el bajo perfil de los candidatos propuestos. Una alternativa que viene a mi mente es darle un valor real al voto nulo. Que el voto nulo signifique un rechazo a todos los candidatos, cuando este alcance un porcentaje considerable en las urnas. Si el voto nulo resultara triunfador, que esto termine en un segundo llamamiento a elecciones. Sería justo que –si las nuevas elecciones son producidas por el bajo esfuerzo de los partidos y movimientos al momento de seleccionar a sus candidatos– los gastos de la segunda elección sean descontados de los montos asignados por el Estado a los partidos políticos y a los movimientos ciudadanos.

Una humilde propuesta que comparto con ustedes.

Sin embargo, creo que debemos preguntarnos: ¿quién es el verdadero culpable de esta sobredosis de bajos perfiles en la lid política? En parte, los partidos políticos recurren a esta maniobra desesperada por distintos motivos. Parasitar la fama de alguien ahorra tiempo y recursos. Más allá del desinterés o la distorsión que las agrupaciones políticas sienten por sus organizaciones juveniles, existen pocos espacios para poder participar de manera cívica en la palestra política. Quizás las leyes vigentes que regulan la comunicación social y las campañas electorales censuran demasiado, al calificar el cruce de opiniones como “campaña anticipada”.

Algo debe hacerse para cambiar la situación actual. Somos ahora un país de muchos circos, y pocas ágoras.

Para seleccionar buenos gobernantes, debemos abrir espacios al diálogo. Regular dichos espacios es limitar el debate que el país necesita; y por eso vivimos las consecuencias de este silencio político, que solamente fomenta el circo proselitista de nuestros días. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: