Caricatura

4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016
2 de Diciembre, 2016
1 de Diciembre, 2016
30 de Noviembre, 2016

Columnistas

La lectura del orientador artículo de Nila Velázquez del 19 de noviembre pasado, publicado en su columna de opinión de EL UNIVERSO titulado ‘El derecho a la verdad’, anima a... Leer más

Se trata de un financiamiento forzado. A fines de septiembre la Junta Reguladora y Monetaria subió el encaje de los bancos grandes del 2% al 5%. Esto significa que los fondos... Leer más

Tengo la extraña sensación de que ya no sabemos dónde está el cielo, dónde el infierno. Dónde los puntos cardinales. Dónde la izquierda, dónde la derecha.

Quienes antes... Leer más

Nadie se salva de ellos. Están en la punta de los dedos que teclean, de la lengua que habla y salpican la tersa piel de los estilos más esmerados. La mayoría de las veces dicen... Leer más

No son míos, y son verdaderos y falsos a la vez, como todo recuerdo. Son los recuerdos de otros, que los tomaron de otros y así sucesivamente, hasta llegar a quienes aseguran... Leer más

Temas

Rafael Correa Delgado

Sixto Durán Ballén

Carreteras

Jefes de Estado


De Sixto Durán-Ballén a Rafael Correa D.

Ecuador bien puede ser el país de hechos insólitos y promesas incumplidas. Un botón de muestra: en 1938 se inicia la construcción, a pico y pala, de lo que será la carretera Sígsig-Gualaquiza, 92 kilómetros en total. En 1958, el Arq. Sixto Durán-Ballén, ministro de Obras Públicas, en la presidencia del Dr. Camilo Ponce Enríquez, coloca oficialmente la primera piedra a orillas del Santa Bárbara. Se declara esta vía de importancia estratégica nacional. En 1996, el presidente Mahuad la inaugura. Han transcurrido 38 años desde la primera piedra del ministro Durán-Ballén. La falta de mantenimiento, la carencia de obras complementarias y de presupuesto hacen que una carretera, puesta en funcionamiento con deficiencias, se deteriore con el paso del tiempo. Los viajeros de esta arteria vial siempre arriesgaron sus vidas y se acostumbraron, por necesidad, a dichas deficiencias.

El sábado 15 de mayo de 2010, RCD estuvo en Sígsig y dirigió su sabatina. ‘Improperios para el pasado, loas para el presente’, leit motiv de su gobierno. Días antes escribí en EL UNIVERSO: “Muchos sigseños del ayer vivimos hoy a lo largo y ancho del Ecuador. El pueblo tiene, en parte, nuevos habitantes, gente sana llegada desde las parroquias rurales. Las campesinas sigseñas son gente blanca: de pollera, rebozo, chalina y sombrero de paja toquilla; son gente buena, sencilla, respetuosa de la honra ajena, amigable y muy alegre. Las cholas sigseñas compiten en donosura con las cholas cuencanas. Sígsig tiene en cada esquina una guitarra; en cada escritorio, una pluma; en cada brazo, un martillo, y en cada corazón, mucha fe y esperanza”. El presidente Correa supo con anterioridad a dónde iba y cómo era el pueblo que iba a visitar: confiado pero no iluso. Ese sábado de mayo, hace seis años, el presidente dijo: “La carretera va porque va”; dos años fue el plazo para concluirla. Si bien la vía estaba en mal estado, sin embargo, existía, no era un proyecto; era imperioso rectificarla, en parte, y asfaltarla (92 kilómetros). En mayo de 2017 serán siete años de esa promesa y la carretera, una vez más, no estará concluida. Tengo razones para esta afirmación.

Hace ocho días, mi esposa y yo estuvimos en Cuenca de visita familiar. Se siente la sequía en Azuay, los ríos son lánguidos, las piedras adquieren protagonismo. El jueves 17 desde Sígsig, con Inés, Fausto, Teresita, Rodrigo y Alicia, enfilamos hacia Morona Santiago. Fopeca trabaja. Veinte kilómetros están aptos para recibir la carpeta asfáltica. El resto deberá esperar un buen tiempo. Se dice que el Gobierno no paga a los chinos, los chinos no pagan a los contratistas, estos a sus proveedores, aquellos a sus empleados. Este es el Ecuador que ya cambió. La construcción de la carretera que “va porque va” camina lenta y cansada de tanta promesa.

Los tramos Granadillas-Puente San José y de este puente al Ideal están a cargo dos compañías que sé que trabajan a buen ritmo. Gracias a Sixto Durán-Ballén por la primera piedra. ¿Qué presidente colocará la última piedra en esta carretera? (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: