Caricatura

4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016
2 de Diciembre, 2016
1 de Diciembre, 2016
30 de Noviembre, 2016

Columnistas

La lectura del orientador artículo de Nila Velázquez del 19 de noviembre pasado, publicado en su columna de opinión de EL UNIVERSO titulado ‘El derecho a la verdad’, anima a... Leer más

Se trata de un financiamiento forzado. A fines de septiembre la Junta Reguladora y Monetaria subió el encaje de los bancos grandes del 2% al 5%. Esto significa que los fondos... Leer más

Tengo la extraña sensación de que ya no sabemos dónde está el cielo, dónde el infierno. Dónde los puntos cardinales. Dónde la izquierda, dónde la derecha.

Quienes antes... Leer más

Nadie se salva de ellos. Están en la punta de los dedos que teclean, de la lengua que habla y salpican la tersa piel de los estilos más esmerados. La mayoría de las veces dicen... Leer más

No son míos, y son verdaderos y falsos a la vez, como todo recuerdo. Son los recuerdos de otros, que los tomaron de otros y así sucesivamente, hasta llegar a quienes aseguran... Leer más


Contrabando agrícola y administración

Recientemente, el contrabando agrícola ha sido noticia en el país, es notable el descontento de agricultores en medios de comunicación, se reclama el aumento del precio de venta por uno más justo y que les permita subsistir. A esto el oficialismo responde que se fortalecerá el control aduanero fronterizo para así parar el contrabando. Escenario repetitivo en el cual se trata de resolver un problema económico mediante decisiones políticas y sin tratar el real tema de fondo.

El problema real para el sector se llama falta de competitividad, causada principalmente por la falta de regulación en el precio de los insumos de producción, con variaciones altamente volátiles y a ritmos que no guardan relación alguna con el comportamiento mundial del mismo. Así como a una total falta de control del precio de venta al público (PVP), ya que lo declarado en los envases no coincide con lo pagado por el agricultor, con el agravante de la existencia de entidades gubernamentales abocadas específicamente a esta tarea.

La falta de control en el acceso y tenencia de la tierra agrícola. El costo de la tierra agrícola para venta o alquiler ha aumentado su valor vertiginosamente, debido principalmente a la falta de regulación y a la existencia de inversiones dudosamente viables financieramente que se vienen dando en varias localidades del sector agrícola.

El establecimiento de leyes y decretos que dificultan o imposibilitan la importación de tecnologías y maquinaria moderna que aporten con innovación y diferenciación agrícola.

Los bajos niveles productivos de los pequeños y medianos productores, quienes al no disponer de tecnología moderna y no ser adecuadamente capacitados no lograrán jamás maximizar el provecho de sus áreas de cultivo.

Y por último, el establecimiento de precios oficiales de comercialización interna de los productos agrícolas mayores a los ofertados a nivel mundial. Tema vigente por más de 60 años y que se inició con cultivos como el banano y la caña de azúcar. Este manejo no afecta a grandes productores e industriales, quienes debido a economías de escala mantienen bajos costos de producción con altos márgenes de ganancia, sin embargo, es totalmente inadecuado para el país ya que mantiene al sector en un trance en el cual la innovación y reinvención de procesos productivos es relegada a un segundo plano. Lamentablemente, en un mundo globalizado la falta de estos dos factores solo conduce al fracaso y hacia allá se encamina el sector, cada vez a mayor velocidad.

La agricultura a nivel global es competitiva, de mucha innovación, con consumidores que tienen requerimientos cambiantes, deseoso de precios menores o productos diferenciados. Temas que han sido poco trabajados en Ecuador.

Países vecinos, como Perú, han logrado el desarrollo de sistemas productivos más eficientes, en los que se obtienen mayores rendimientos por hectárea, logrando así un menor costo por unidad producida. Debido a que la moneda del Ecuador es el dólar, resulta atractivo comercializar parte de esos productos en nuestro país.

Mientras el país no trate estos temas de fondo, el contrabando aumentará, jamás disminuirá y al final de todo este ciclo de incertidumbre, el gran afectado será el ecuatoriano, quien deberá pagar precios altos por productos de escasa calidad, lo que disminuirá su capacidad adquisitiva y perjudicará su calidad de vida. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: