Caricatura

28 de Febrero, 2017
26 de Febrero, 2017
26 de Febrero, 2017
25 de Febrero, 2017
24 de Febrero, 2017

Columnistas

Por: Jorge Egas Peña

La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros por Resolución publicada en el Registro Oficial 917 S del 6 de enero del 2017... Leer más

Por: Verónica Coello Moreira | veronicacoello@hotmail.com | @verocoellom

Las... Leer más

El país fue testigo. El presidente del CNE convocó a la segunda vuelta solo después de que el dictador hiciera un comentario a periodistas extranjeros dejando entrever que la... Leer más

Al igual que el coronel Aureliano Buendía, frente al pelotón de fusilamiento, recordaría el día que su padre lo llevó a conocer el hielo, yo recordaré siempre las veces que... Leer más

En la mañana siguiente al día de las elecciones, en radio Democracia, de Quito, con Gonzalo Rosero, cuando uno de los contertulios mencionó, preocupado, que Alianza PAIS había... Leer más


Populismo, encuestas y democracia

Cuando observamos el voto populista en Estados Unidos, el discurso amenazante, insultador y el ofrecimiento mesiánico de volver a ser lo que eran para los que sí merecen vivir en Estados Unidos, y la promesa de instaurar un gobierno que mira hacia atrás para enrumbar el país, hacia adelante, –según dice el elegido–, muchas preguntas surgen. Más que preguntas, constataciones. Si para ello tiene que hacer muros que separan pueblos, personas y familias, no importa; si expulsa a 3’000.000 de mexicanos, eso es solo el comienzo. La pureza de la raza y la economía lo exigen. Nada de contagios. Eso se votó y eso quiso la mayoría. Cuando se sostiene que es auténtico y por eso lo eligieron, surge la inquietud sobre qué es la autenticidad. ¿Decir y hacer todo lo que pasa por la cabeza y actuar de acuerdo a las emociones aunque estas sean odio, ira, resentimiento y hacerlo sin reparos, ¿eso es libertad? Conozco muchos pandilleros y muchos golpeadores de mujeres que seguramente serían premiados por su autenticidad…

Cuando oímos a muchos migrantes y descendientes de migrantes decir que hay que parar la migración, el asombro produce perplejidad. A ellos la migración les dio una oportunidad vital, pero no quieren que nadie venga a estropear lo adquirido, y sobre todo tengan que pagar más impuestos para atenderlos. Cuando los más blancos entre los blancos, en el país del norte, sostienen que las leyes hay que hacerlas para los nativos del país, nada de adaptarse a extranjeros, uno se pregunta de qué nativos hablan. Porque millones de ellos son descendientes de los que descendieron de los barcos… no precisamente de los indígenas que poblaban el territorio…

Más cerca nuestro, la desazón es similar.

Si alguien piensa en poner una empresa, planifica, no deja nada al azar o muy poco, se asegura de quiénes van a ser los socios, los elige de acuerdo al perfil del proyecto que va a implementar y a su propio perfil, busca la complementariedad y la eficacia. No conozco a nadie que vaya a buscar socios al azar de los reality shows, porque la empresa requiere otras competencias.

¿O será que la democracia se ha convertido en un reality?

La gran tarea de gobernar un país está sometida a las peores improvisaciones. Y a decisiones de última hora al calor de las encuestas… Los candidatos no pasan ningún examen de conocimientos como es exigencia y obligación con los aspirantes a otros puestos públicos, tampoco ningún examen físico y psicológico. La improvisación es ley.

Los binomios son escogidos como si fueran herederos de la realeza… o se forman al andar. Los candidatos a asambleístas parecen ser elegidos según los porcentajes de popularidad que manifiestan las encuestas, no importa lo que dicen, ni cómo lo dicen, ni de qué son capaces de hacer. Lo que importa es llegar al poder. ¿Para qué? Es demasiado pedir, cuando no se conocen los planes de gobierno y menos quieren debatir sobre sus propuestas, cuando las tienen…

Cuando alguien se enamora y piensa en casarse, busca conocer la familia de su pareja, esto da mucha información sobre el futuro posible... Por eso sería interesante saber con quiénes gobernarían los candidatos en caso de ser elegidos. Cuántos ministerios dejarían y cuáles suprimirían, quiénes serían los ministros… pero hay tantos intereses ligados al sencillo hecho de “servir al pueblo” que ese secreto se guarda bajo siete llaves al calor de los auspicios y los acuerdos… ¿Democracia? (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: