Caricatura

7 de Diciembre, 2016
6 de Diciembre, 2016
5 de Diciembre, 2016
4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016

Columnistas

La elección de Donald Trump y de las mayorías republicanas en ambas cámaras del Congreso tiene aterrorizados a los defensores del medio ambiente y a los activistas del cambio... Leer más

Uno de los desafíos de esta Navidad será cómo sobrevivir a las campañas políticas en las reuniones familiares. Si bien es un remanso que durante los días previos los... Leer más

El mundo se ha visto agitado por manifestaciones populares, críticas generalizadas hacia la política y los políticos, irrupciones de movimientos nuevos, castigos a los... Leer más

Para el 19 de febrero de 2017 los ecuatorianos hemos sido convocados a las urnas. Acercarse a un recinto electoral nunca debe ser un pasatiempo. La cita de febrero próximo... Leer más

Do ut des es una frase en latín, que se aprende y se estudia en Derecho Civil cuando se trata el tema de los contratos. Estos son acuerdos de voluntades que generan... Leer más

Jamil Salmi es un marroquí experto en Educación Superior, que visitó Guayaquil para ofrecer el seminario de ‘Excelencia académica’ organizado por la Escuela Politécnica del... Leer más


¿Existen los ángeles?

El más absoluto escepticismo domina mi vida, no creo en angelitos por no haber tenido la suerte de conocer a uno. Tampoco creo en fantasmas, extraterrestres, visiones o apariciones. Cuando me salvo de un peligro, lo atribuyo a la casualidad o a eso que llaman buena suerte. Sin embargo, existen miles de libros dedicados al tema. Les dan incluso nombres, se supone que existen siete arcángeles: Gabriel, Rafael, Miguel, Joftel, Zadquiel, Chamuel, Uriel. El tema, tomado muy en serio por numerosos escritores, los lleva a aconsejarnos hablar a menudo con nuestro ángel personal, aquel encargado de guiarnos, protegernos. Eso me sucedió cuando, siendo niño, tenía amigos imaginarios. ¿Tendrán ángeles de este tipo el presidente, los asambleístas?

Los franceses dicen que existe un ángel para los borrachos, aquellos achispados dipsómanos que desafían las leyes de la gravedad, adquieren el don de lenguas, cruzan la calle sin mirar, manejan su automóvil con los ojos nublados en medio del tráfico. El asunto me recuerda a cierto padre Saturnino torturado por la lascivia que sentía frente a Rosaura, su ama de llaves; lo salvaba in extremis un ángel canónigo que olía a vino de consagrar. La inspirada imaginación de Carlos Carrión es inagotable, pero todo lo que inventamos es cierto, diría Miguel Donoso Pareja. En caso de que existieran, ¿cómo serían los ángeles? Se los representa con alas, pertenecen generalmente al sexo femenino, lo que suena más atractivo, pues no me gustaría un ángel guardián que tuviese barba o bigotes. Según los expertos, las primeras versiones eran las de  seres andrógenos, aunque los posteriores ángeles cristianos fueron representados como hombres altos, esbeltos, con rasgos suaves, en ocasiones vestidos con túnicas especialmente diseñadas en torno a sus grandes alas blancas. Aquella ambigüedad no me gusta para nada. Al pan, pan y al vino, vino. Si existen los ángeles, algún sexo han de tener. Los poetas de media suela comparan mujeres bonitas, flores, ángeles, que sea la candidata australiana a Miss Universo o Fidelina Maclovia, reina de Chinguilamaca. ¿Al final, a quién le interesan las patochadas que van derramando si tienen las curvas requeridas, saben cruzar las piernas, poner sus siliconas en posición adelantada?

Denny Sargent en su libro Tu ángel guardián y tú afirma: “Lo que llamamos conciencia o intuición son nombres modernos para el ángel guardián”. Thomas de Aquino en su Summa Theológica ratifica que todos tenemos un ángel guardián encargado de ayudarnos a no caer en tentaciones. En este caso, el mío propio habrá hecho mutis por el foro cada vez que cometí una barbaridad. Una persona allegada a mí está convencida de que cierto santo siempre le consigue parqueo para su auto. A lo mejor será Judas Tadeo (nada que ver con Iscariote). Mi madre rezaba a san Antonio cuando extraviaba su monedero; a veces funcionaba, otras veces el santo se hacía el desenchufado. Si me perdiera en medio del océano, trataría de encontrar algo para arrimarme, avistar algún barco en vez de implorar a todos los dioses del Olimpo. No padezco alucinaciones, pero si me hablan de ángeles creo que saldré volando. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: