Caricatura

5 de Diciembre, 2016
4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016
2 de Diciembre, 2016
1 de Diciembre, 2016

Columnistas

En fiestas de Quito o en lo que queda de ellas. Son casi diez años de este proceso de demolición de los festejos fundacionales, porque al castrismo equinoccial nunca le gustó... Leer más

“Con la lotería se puede hacer de todo… puedes realmente hacer lo que mejor te convenga.” Así decía el exfutbolista Lupo Quiñónez en la ya clásica publicidad de Lotería... Leer más

Sin más compañía que un café, de esos que solo los “ticos” pueden preparar, cuyo olor podría levantar a un muerto y hacer sonreír hasta a quien cree haberlo perdido todo, me... Leer más

Es imposible que la muerte de una persona como Fidel Castro pueda ser recibida con frialdad. No hay términos medios frente a quien encabezó un proceso que marcó un antes y un... Leer más

Dicen que no hay muerto malo, pero sí hay muerto tonto. Tonto útil. Este término se lo utilizó para describir a los simpatizantes de la URSS en los países occidentales y la... Leer más


Reto académico

A partir de hoy, y después de una etapa de intervención, la Universidad de Guayaquil tiene nuevo rector. Es de esperar que también se inicie una nueva manera de entender el quehacer universitario.

Se ha dicho que en el tiempo de la intervención se atendieron los problemas de adecuación física y de equipamiento, se aumentó el número de maestros con títulos de posgrado y hubo revisión curricular; eso está muy bien, pero el reto es subir el nivel académico de la universidad, lo cual no está garantizado por el número de magísteres y Ph.D. que integren el personal docente.

Falta ver lo que realmente sucede en el aula y la capacidad pedagógica de los docentes para motivar y exigir a los estudiantes y cómo se realiza la investigación que debe enriquecer lo académico. Será necesario también trabajar con los docentes para compartir la política formativa de la universidad, esa que va más allá de lo que textualmente marcan el currículo y el programa y tiene que ver con el tipo de profesional que se quiere formar y la conciencia ética que guiará su trabajo. Y para eso, el testimonio es el mejor de los métodos.

Los centros educativos de sostenida calidad dejan una huella que permite identificar y confiar en sus graduados y esa es la mejor evaluación, la que no está en las estadísticas, ni en los números, pero es la más importante. Ojalá, llegar a eso, sea el nuevo reto de la Universidad de Guayaquil. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: