Caricatura

20 de Febrero, 2017
19 de Febrero, 2017
17 de Febrero, 2017
16 de Febrero, 2017
16 de Febrero, 2017

Columnistas

Los efectos secundarios son trastornos no deseados causados por un medicamento, que se encuentran en su literatura o posología. Se los denomina efectos esperados, la mayoría... Leer más

Hay quienes sostienen que es más fácil predecir el futuro lejano que lo que puede ocurrir en un par de días. Eso es lo que sucede en el momento de escribir esta columna, cuando... Leer más

“Su eminencia” era el tratamiento que se daba a los prelados de la Iglesia católica. Se los llamaba así porque se suponía que descollaban por sus méritos. En la Iglesia... Leer más

Ante tales abusos, sus evidencias y consecuencias, ¿qué hará el próximo gobierno?

¿Se atreverá el nuevo gobernante a convocar a una consulta popular para las reformas en... Leer más

Lenin habla de amor y humor, pero en su campaña prefirió difundir odio y división. Lo del humor es más bien su negocio, uno muy rentable.

Estos últimos días de campaña... Leer más


Reto académico

A partir de hoy, y después de una etapa de intervención, la Universidad de Guayaquil tiene nuevo rector. Es de esperar que también se inicie una nueva manera de entender el quehacer universitario.

Se ha dicho que en el tiempo de la intervención se atendieron los problemas de adecuación física y de equipamiento, se aumentó el número de maestros con títulos de posgrado y hubo revisión curricular; eso está muy bien, pero el reto es subir el nivel académico de la universidad, lo cual no está garantizado por el número de magísteres y Ph.D. que integren el personal docente.

Falta ver lo que realmente sucede en el aula y la capacidad pedagógica de los docentes para motivar y exigir a los estudiantes y cómo se realiza la investigación que debe enriquecer lo académico. Será necesario también trabajar con los docentes para compartir la política formativa de la universidad, esa que va más allá de lo que textualmente marcan el currículo y el programa y tiene que ver con el tipo de profesional que se quiere formar y la conciencia ética que guiará su trabajo. Y para eso, el testimonio es el mejor de los métodos.

Los centros educativos de sostenida calidad dejan una huella que permite identificar y confiar en sus graduados y esa es la mejor evaluación, la que no está en las estadísticas, ni en los números, pero es la más importante. Ojalá, llegar a eso, sea el nuevo reto de la Universidad de Guayaquil. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: