Caricatura

9 de Diciembre, 2016
8 de Diciembre, 2016
7 de Diciembre, 2016
6 de Diciembre, 2016
5 de Diciembre, 2016

Columnistas

Mientras se acerca el final del 2016 vale la pena recapitular lo sucedido durante el año para identificar errores, para evitar cometerlos de nuevo; y, aciertos, para emularlos... Leer más

Curiosas son las personas, unas lloran por la muerte de un semejante, otras bailan sobre su cadáver y unas terceras permanecen indiferentes. Somos los mismos, con la misma... Leer más

Nacido en Quito en 1983, Andrés Cadena es un cuentista de primera línea. Una de las virtudes de su libro Fuerzas ficticias (2012) fue la prosa trabajada, esa que se esfuerza... Leer más

Mientras en 1848 Marx y Engels, en su famosa proclama, hacían mención a que el fantasma del comunismo recorría Europa, ahora, 168 años después, en Latinoamérica, el espacio... Leer más

Antes y después de la creación del Banco Central del Ecuador (BCE) nuestros gobernantes han tenido una obsesión con la banca. ¿Por qué? Porque es allí donde se encuentra el... Leer más

El Banco Central del Ecuador (BCE) recibe depósitos de dineros de terceros, entre estos, los de la banca privada (de sus clientes).

El reciente incremento del encaje... Leer más


Educar a la hinchada

Hasta el momento de escribir estas líneas no se conoce la decisión tomada por la Federación Ecuatoriana de Fútbol sobre la posibilidad de que el juego Barcelona-Emelec, que en esta etapa del campeonato tiene especial importancia, se realice sin la presencia de la hinchada de Barcelona en el recién remodelado estadio de Emelec.

El conflicto se presentó cuando directivos de Emelec anunciaron que no venderán entradas para el partido a los hinchas de Barcelona; la razón, según dijeron, es evitar hechos de violencia y destrucción de las instalaciones.

Cualquiera que haya sido la decisión final, es importante que reparemos en lo que significa que el fútbol, que es el deporte que más interés y hasta fanatismo despierta, se haya convertido en motivo de actos vandálicos y violencia, a tal extremo que de antemano se supone que hechos violentos y destructores van a suceder.

Sin duda es difícil, pero no se debe renunciar a educar a la hinchada de los diferentes equipos porque la violencia, como expresión de júbilo o de frustración, es reflejo de una sociedad que no ha aprendido a respetarse a sí misma. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: