Caricatura

23 de Enero, 2017
22 de Enero, 2017
21 de Enero, 2017
20 de Enero, 2017
19 de Enero, 2017

Columnistas

Las evidencias del paso de millones de dólares desde las carteras de los corruptores hasta los bolsillos de los corruptos no conmueven a la mayoría de ecuatorianos. Eso es lo... Leer más

Con oportunidad del inicio del año y de la campaña electoral, tanto los empresarios como la Iglesia hicieron sendos pronunciamientos públicos, en los que más allá de sus... Leer más

Piénselo, lector, ¿qué será peor para un gobernante y su entorno: 1) generar la percepción de que todo lo infectan porque lo politizan; o, 2) asumir que terceros –aun... Leer más

Las actuales circunstancias de la vida ecuatoriana me han llevado a recordar un incidente ocurrido el 12 de octubre de 1936. A mediados de ese mismo año había comenzado la... Leer más

Amo a este país profundamente. Este pequeño país me emociona. Me maravilla su inmensa riqueza y diversidad de paisajes y gentes. Me embarga un sentimiento de orgullo el sentir... Leer más


Educar a la hinchada

Hasta el momento de escribir estas líneas no se conoce la decisión tomada por la Federación Ecuatoriana de Fútbol sobre la posibilidad de que el juego Barcelona-Emelec, que en esta etapa del campeonato tiene especial importancia, se realice sin la presencia de la hinchada de Barcelona en el recién remodelado estadio de Emelec.

El conflicto se presentó cuando directivos de Emelec anunciaron que no venderán entradas para el partido a los hinchas de Barcelona; la razón, según dijeron, es evitar hechos de violencia y destrucción de las instalaciones.

Cualquiera que haya sido la decisión final, es importante que reparemos en lo que significa que el fútbol, que es el deporte que más interés y hasta fanatismo despierta, se haya convertido en motivo de actos vandálicos y violencia, a tal extremo que de antemano se supone que hechos violentos y destructores van a suceder.

Sin duda es difícil, pero no se debe renunciar a educar a la hinchada de los diferentes equipos porque la violencia, como expresión de júbilo o de frustración, es reflejo de una sociedad que no ha aprendido a respetarse a sí misma. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: