Caricatura

24 de Febrero, 2017
23 de Febrero, 2017
21 de Febrero, 2017
21 de Febrero, 2017
20 de Febrero, 2017

Columnistas

En serio. Los premios Óscar son el domingo. Pero qué semana más complicada ha sido esta. Es muy difícil hablar de cine considerando los hechos. Por lo cual intentaré referirme... Leer más

Un peligro inminente y grande para la convivencia democrática es que quienes nos gobiernan están convencidos de que nunca pierden. Los poderosos actuales jamás pierden y, según... Leer más

Habrá segunda vuelta el próximo 2 de abril entre los binomios Moreno-Glas y Lasso-Páez, así lo anunció el presidente del Consejo Nacional Electoral, Juan Pablo Pozo, el... Leer más

La democracia sin adjetivos no pasa de ser un mecanismo para transferir el poder de manera pacífica. Puede servir para recuperar libertades individuales como también para... Leer más

Luego de días de incertidumbre y zozobra, habrá segunda vuelta, lo que lleva a preguntar si estamos a tiempo de pensar un país. Los ecuatorianos tendremos de nuevo la... Leer más


Educar a la hinchada

Hasta el momento de escribir estas líneas no se conoce la decisión tomada por la Federación Ecuatoriana de Fútbol sobre la posibilidad de que el juego Barcelona-Emelec, que en esta etapa del campeonato tiene especial importancia, se realice sin la presencia de la hinchada de Barcelona en el recién remodelado estadio de Emelec.

El conflicto se presentó cuando directivos de Emelec anunciaron que no venderán entradas para el partido a los hinchas de Barcelona; la razón, según dijeron, es evitar hechos de violencia y destrucción de las instalaciones.

Cualquiera que haya sido la decisión final, es importante que reparemos en lo que significa que el fútbol, que es el deporte que más interés y hasta fanatismo despierta, se haya convertido en motivo de actos vandálicos y violencia, a tal extremo que de antemano se supone que hechos violentos y destructores van a suceder.

Sin duda es difícil, pero no se debe renunciar a educar a la hinchada de los diferentes equipos porque la violencia, como expresión de júbilo o de frustración, es reflejo de una sociedad que no ha aprendido a respetarse a sí misma. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: