Caricatura

28 de Junio, 2016
27 de Junio, 2016
26 de Junio, 2016
25 de Junio, 2016
24 de Junio, 2016

Columnistas

Rocío Santibáñez Vásquez

Estando ante un mostrador de una aerolínea en el aeropuerto de Madrid hace pocos días, llamó mi atención un tríptico de libre acceso al público titulado “Derechos de los... Leer más

Ariruma Kowii Maldonado

Sin duda alguna, el Inti Raymi es una de las celebraciones que ha logrado mantenerse en el incario, la colonia, la república y, actualmente, en medio de la globalización. En... Leer más

Leonardo Valencia

Aunque no es uno de los mejores ensayos de Kundera, El telón es donde explicita lo que él mismo ha plasmado a lo largo de varias novelas brillantes de fines del siglo XX. Dice... Leer más

Thomas L. Friedman

¿Hemos estado aquí antes? Ya sé: se siente como si internet, realidad virtual, Donald Trump, Facebook, la secuenciación del genoma humano y máquinas que pueden razonar mejor... Leer más

Hernán Pérez Loose

En el frontispicio del edificio Langdell Hall, ubicado en el corazón de la Escuela de Derecho de Harvard y que alberga su enorme biblioteca, se lee esta frase: “Non sub Homine... Leer más

Mauricio Gándara Gallegos

Eso es lo que ocurre con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y es lo que sienten millones de sus habitantes ahora que una estrecha mayoría votó en favor de... Leer más


Ruth Del Salto

¿Se come carne el Jueves Santo?

Solo pescado me respondió Rosanic, la chama, la venezolana. Iniciamos una conversación vía chat sobre los planes para Semana Santa en su natal San Cristóbal en Venezuela, en donde desde antes del inicio de la Cuaresma se vive una pesadilla. En la denominada Ciudad de la Cordialidad empezaron las protestas que han desencadenado en un derramamiento de sangre absurdo, sin que hasta ahora haya una salida al laberinto.

Mi amiga trabaja para una empresa estatal pero no es chavista, todos los días debe cruzar por la calle Carabobo, ahora convertida en un campo de batalla, cercada con alambre de púas y “guarimbas” (barricadas). En esta larga avenida hay tiendas, farmacias, panaderías, ahora con las puertas cerradas. El ambiente comercial se transformó en gritos de pánico, en el ruido de la velocidad que imprimen los zapatos de los que huyen de los gases lacrimógenos y detonaciones de bombas molotov. Solo a determinada hora se puede pasar por ahí; a partir de las 6 de la tarde, con la luz del día, se va la tranquilidad. Este es el punto donde cierta oposición con rostro joven se resiste, se muestra rebelde, ataca y donde la Guardia Nacional los reprime con uso excesivo de la fuerza y los encarcela arbitrariamente.

Pude leer su tristeza, cuando me comentó que en su zona es común que se recuerde la última cena de Jesús con la preparación de 7 platos o “7 potajes”, en los supermercados venezolanos se vive un verdadero vía crucis con largas filas para ni siquiera conseguir la mitad de los ingredientes. También me aseguró que extrañará la procesión de la Pasión de Cristo, seguramente este año no se hará. Ella dice que ya muchos en su tierra están “clavados” como Jesús, que la economía los flagela y tal cual como en la época la crucifixión, los que piensan distinto, como Leopoldo López y dos alcaldes opositores, son juzgados por el Sanedrín caraqueño y sentenciados por el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, quien ha asumido el papel del procurador Pilato.

Rosanic es un nombre parido de la mezcla del de su abuela Rosa y el de su papá Nicolás, a los “venecos” les encanta esa fusión de nombres. Es una ingeniera brillante, nos hicimos amigas en EE.UU., donde estudiábamos inglés en la época en la que Chávez restringía el cambio monetario a dólares, para ella era un reto mantenerse.

Es devota de la Virgen de la Consolación, a la que ella y sus compatriotas le piden consuelo para el que pierde un ser querido en medio de la protesta y también le imploran que ejecute su poder celestial sobre el poder terrenal de Maduro y sus secuaces.

Dejar de consumir carne el Jueves Santo es un sacrificio de algunos que siguen la religión. En Venezuela, donde la mayoría profesa la fe católica, se están comiendo los unos a los otros. Creo que Dios mira sigiloso y con dolor de falta, no a los que comen carne, sino a los que teniendo poder, leyes, y fuerza nutren la violencia, hacen dieta de opinión y se abstienen de mediar.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: