Caricatura

3 de Mayo, 2016
2 de Mayo, 2016
1 de Mayo, 2016
30 de Abril, 2016
29 de Abril, 2016

Columnistas

Ariruma Kowii Maldonado

A pesar de la tragedia que vive el país, como el reciente terremoto que afectó a nuestros hermanos de la Costa, el Gobierno no ha dejado de lado su arrogancia y, sobre todo, su... Leer más

Rocío Santibáñez Vásquez

Ha transcurrido un poco más de dos semanas desde que la vida de nuestro querido Ecuador tomó un giro inesperado. La naturaleza nos recordó su existencia y su supremacía con un... Leer más

Leonardo Valencia

Se ha convertido en lugar común que la lectura sea rápida. En internet incluso hay webs en el que se especifica el tiempo requerido para leer un artículo. Los libros... Leer más

Hernán Pérez Loose

Hace un par de semanas, en una aeronave de American que volaba de Buenos Aires a Miami se armó un escándalo en la clase ejecutiva. Un par de pasajeros reconoció que entre ellos... Leer más

Felipe Burbano de Lara

La revolución ciudadana nos está llevando a un clima de exasperación y conflicto social por su incapacidad para ajustar su modo de entender la política al contexto del país... Leer más


Fama de La Megan

¡Qué envidia de “La Megan”, aún no cumple los 3 añitos y ya bate el récord de popularidad al salir en la tele cada cinco minutos! Y pensar que había unos irresponsables que no querían que naciera, pero felizmente triunfaron la revolución y la democracia, y “La Megan” vio la luz justo el día en que se evitó un magnicidio.

No han corrido la misma suerte las secuestradas niñas taromenanes, producto de la masacre de marzo en el Yasuní. Un curita llamado Miguel Ángel Cabodevilla quiso publicar sus fotografías con rostro pixelado en su libro Una tragedia ocultada y fue inmediatamente impedido por orden de una jueza y solicitado por el defensor del Pueblo. La requisa fue abucheada y adornada –no se sabe por qué– con gritos de ‘fascistas, fascistas’, como que aquí también habría aparecido o pudiese aparecer en los próximos días y con nombramiento un enano venenoso (Joseph Goebbels) como en los tiempos de Hitler. Según se escucha, el defensor ha reculado y dicho que se publique el libro, pero eliminando las fotografías, difícil pero no imposible. Pero ahora, ¿cómo elimina a “La Megan”, infinitamente más publicitada que las taromenanes? Parece que Cabodevilla, Milagros Aguirre y Massimo De Marchi –autores del libro– no recordaron que en estos tiempos está vedado hablar de ‘no contactados’ y peor decir que existen. Los futuros depredadores dijeron que no asoman, y punto. Los matados y secuestrados son una especie de duendes, y punto. Qué desigualdades tiene la vida: “La Megan” con 3 añitos y qué millonarios festejos, los ‘no contactados’ sin saber dónde esconderse y yo, con 100 añitos, ni una tarjeta y peor, una cuñita cada 5 minutos.

Carlos Mosquera Benalcázar, médico especialista en Cirugía Plástica, Quito

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: