Caricatura

26 de Junio, 2016
25 de Junio, 2016
24 de Junio, 2016
23 de Junio, 2016
22 de Junio, 2016

Columnistas

Cecilia Ansaldo Briones

Estimado don Ricardo (cada lector, cualquier lector):

Como se ha tomado usted el trabajo de escribirme una larga misiva apoyada en criterios ajenos para sostener que yo... Leer más

Juan Jacobo Velasco

El voto favorable a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) es el inicio del fin del sueño paneuropeo. Con una mayoría de 51,9% y una participación de 72% –la mayor... Leer más

Francisco Febres Cordero

¡A mí entrarme un miedo por el dinero electrónico! No porque crea que, manejado por el Banco Central, vaya a resultar una emisión inorgánica, como decimos los economistas. ¡Ni... Leer más

Giovanni Carrión Cevallos

Hace casi 18 años el Ecuador y Perú suscribieron el Acuerdo de Paz de Brasilia, instrumento con el que se dio por terminado el diferendo limítrofe y se abrió un espacio para... Leer más

Iván Sandoval Carrión

De manera inhabitual, aventurándome a lo incierto y sin pensarlo mucho, enfrenté hace pocos días a un vivo que quiso colarse en los primeros lugares de una extensa fila para... Leer más


Fama de La Megan

¡Qué envidia de “La Megan”, aún no cumple los 3 añitos y ya bate el récord de popularidad al salir en la tele cada cinco minutos! Y pensar que había unos irresponsables que no querían que naciera, pero felizmente triunfaron la revolución y la democracia, y “La Megan” vio la luz justo el día en que se evitó un magnicidio.

No han corrido la misma suerte las secuestradas niñas taromenanes, producto de la masacre de marzo en el Yasuní. Un curita llamado Miguel Ángel Cabodevilla quiso publicar sus fotografías con rostro pixelado en su libro Una tragedia ocultada y fue inmediatamente impedido por orden de una jueza y solicitado por el defensor del Pueblo. La requisa fue abucheada y adornada –no se sabe por qué– con gritos de ‘fascistas, fascistas’, como que aquí también habría aparecido o pudiese aparecer en los próximos días y con nombramiento un enano venenoso (Joseph Goebbels) como en los tiempos de Hitler. Según se escucha, el defensor ha reculado y dicho que se publique el libro, pero eliminando las fotografías, difícil pero no imposible. Pero ahora, ¿cómo elimina a “La Megan”, infinitamente más publicitada que las taromenanes? Parece que Cabodevilla, Milagros Aguirre y Massimo De Marchi –autores del libro– no recordaron que en estos tiempos está vedado hablar de ‘no contactados’ y peor decir que existen. Los futuros depredadores dijeron que no asoman, y punto. Los matados y secuestrados son una especie de duendes, y punto. Qué desigualdades tiene la vida: “La Megan” con 3 añitos y qué millonarios festejos, los ‘no contactados’ sin saber dónde esconderse y yo, con 100 añitos, ni una tarjeta y peor, una cuñita cada 5 minutos.

Carlos Mosquera Benalcázar, médico especialista en Cirugía Plástica, Quito

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: