Quejas por métodos de atención a las víctimas de la escopolamina

Domingo, 20 de Agosto, 2017 - 00h07
20 Ago 2017

Los dejan botados en las calles, adormecidos, sin reacción inicial en unos casos. En otros, atinan a balancear sus cabezas, a mover sus manos o dan señal con alguna parte del cuerpo. Quienes los encuentran concluyen que han sido drogados con sustancias como la escopolamina y llaman al número único de emergencias (911), para que vaya la atención médica.

Pero no en todos los casos hay la respuesta que el usuario espera, indican habitantes que han auxiliado a las víctimas. En ocasiones, dicen, la ambulancia tarda en llegar y no todos los que han sido drogados son llevados a un hospital, afirman y muestran fotos y capturas de pantallas de las llamadas.

Relatan que han presenciado que personal de la ambulancia llega, revisa a la víctima, le pone una inyección y se va, dejando al afectado –aún adormecido y convaleciente– a cargo de habitantes o de policías.

La cdla. 9 de Octubre, sur, es uno de los sectores utilizados por la delincuencia para dejar a sus víctimas. Moradores han auxiliado a varios afectados que estaban tirados en la calzada.

Uno fue el 19 de julio, detalla un residente que reportó la alerta al 911 a la 01:54. Hizo dos llamadas más y en la última le dijeron que enviarían una ambulancia, la cual llegó a las 02:14. No se llevó al afectado.

Juan Figallo, coordinador zonal 5 y 8 del sistema integrado ECU-911, que cubre a Guayas, dice que tienen protocolos a seguir desde que empezaron sus actividades, en el 2011.

Resalta que la responsabilidad de su entidad es coordinar las emergencias –que la unidad llegue y atienda al ciudadano–, pero que cada institución (Policía, Ministerio de Salud y otros) tiene sus protocolos de acción para dar tiempos de respuestas, que son controlados por el ECU, ya que deben cumplir con estándares.

En caso de personas escopolaminadas o con otras sustancias psicotrópicas, la ambulancia debe llevarlas al hospital. La responsabilidad recae en el médico, dice. “La obligación es subirlo a la ambulancia, darle los primeros auxilios y trasladarlo a una casa asistencial. Ese es el procedimiento y el protocolo estipulado. Está por escrito”.

El tiempo de llegada de la ambulancia es de 10 minutos –a veces, 5 minutos, asegura–, pero aquello puede variar por factores como el tráfico, menciona. Para cubrir a Guayaquil, el ECU-911 dispone de 27 ambulancias (MSP, IESS y Policía). Adicionalmente están 16 unidades del Cuerpo de Bomberos.

La dirección zonal 8 del Ministerio de Salud (MSP) indica que, como parte del protocolo, se verifican signos vitales y si responde a estímulos verbales o sensoriales. Se le vuelven a tomar los signos y si no responde o está en estado de somnolencia se valoran otros parámetros.

“Con dicha valoración se toma la decisión del traslado inmediato al establecimiento de salud más cercano (...); caso contrario, si el paciente responde a estímulos y se puede movilizar con ayuda se lo estabiliza en el punto, se aplica medicación y luego queda a cargo de la Policía Nacional para ser trasladado a su domicilio”, agrega, por escrito, el MSP. (I)

Testimonios
En cdla. 9 de Octubre

Víctima era de la FF.AA.
“Se bajó el médico, le tomó los signos vitales (...), después en el brazo izquierdo le puso un líquido con una ampolla, que hasta se cortó el dedo cuando la abrió. Comenzó a roncar la víctima (...), con los policías se lo subió a la acera. Después de unos 10 minutos, el médico le tomó de nuevo los signos y ya viendo que estaba bien dijo: ‘Bueno, ahí se encargan ustedes’, y se fue. Que ese es el procedimiento, dijo. Que había que llamar a un familiar o conocido, para que lo lleve al hospital”. (I)

Otro caso en el sur

Lo identificaron por carné
“Hace un mes, entre la Quinta y la Sexta (en la cdla. 9 de Octubre), a eso de las 22:30, lo dejaron botado, pero esa ambulancia no se lo llevó (...). Le pusieron (el médico de la ambulancia) una inyección en la vena y ahí lo dejaron. El muchacho tenía una credencial del trabajo, de una pastelería, y como ahí estaba el nombre y el número (telefónico) del trabajo, llamaron a los compañeros y los compañeros llegaron (luego) en moto y le pidieron de favor al patrullero que se lo llevaran (al hospital). (I)

En La Aurora, Daule

Moradores lo abrigaron
“Cayó en la vereda, se golpeó con la malla (de una casa), procedimos a llamar al 911, no tuvimos respuesta inmediata. Vino un motorizado (policía), nos ayudó momentáneamente y se retiró. Dijo que eso no era para que él procediera, porque él necesitaba una ambulancia. Volvimos a llamar al 911 (...) hasta que nos contestó un coordinador y nos dijo que no había ambulancias para este sector (...). La ambulancia llegó y se fue (por acción de la víctima). (Al inicio), estaba con los pantalones abajo. (I)

Protocolo ECU-911
‘Escopolaminados’. Al alertante se le hacen preguntas de rigor (dirección, novedad...) Si el informante dice que la persona no está en sus cabales se envía una ambulancia (se deriva al MSP), además de la Policía (por ser tema de Seguridad Ciudadana), dice el ECU-911. (I)

Para reclamos
Por mal servicio. Quien se sienta afectado por la atención brindada por el ECU, debe llamar al 911 para hacer el reclamo. Le pasan la llamada al supervisor de despacho. Se le piden datos como el número del que hizo la llamada. Hay sanciones para los funcionarios, por mal procedimiento. (I)

Quejas por métodos de atención a las víctimas de la escopolamina
Seguridad
2017-08-20T00:07:04-05:00
La obligación es llevar a este tipo de pacientes a una casa de salud, según el protocolo, dice ente.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo