Cambio de roles en el hogar marca el índice de divorcios en Ecuador

Domingo, 9 de Julio, 2017 - 00h07
9 Jul 2017

El mutuo acuerdo fue la causa del 62% de los divorcios del país, en 2016, seguido por “el abandono voluntario e injustificado del otro cónyuge, por más de un año ininterrumpidamente” con un 32%. Pero detrás de estas razones hay historias de celos, traición por infidelidad, diferencias económicas... Son los casos de Alberto, María, Pedro y Martha (nombres protegidos), quienes se separaron legalmente en los últimos dos años o están en proceso de hacerlo.

Alberto tiene dos hijos, cada uno de un compromiso y fracasó en estas dos relaciones, pero fue con la segunda que contrajo matrimonio: “La vi una persona tranquila, de su casa y más que todo, viendo mi estabilidad y la de mi hijo, la veía como una figura materna para él”, dice en referencia a su primer vástago concebido en una relación sin matrimonio.

Sin embargo, los problemas empezaron al mes, según relata, cuando se percató de que su pareja era celosa. “Quería acompañarme a todos lados, al juego de pelota con mis amigos o cuando iba a ver a mi primer hijo... Yo le decía que salga con sus amigas, pero no lo hacía”, asegura Alberto, quien cree que el origen de este fracaso fue que pensó más con la cabeza que con los sentimientos. “Me casé al año de haberla conocido, ella es dos años mayor que yo y al sexto mes ya hablaba de casarnos, yo me monté en el viaje”, agrega.

María dice que la conquistó la forma cómo su ahora exesposo trataba a su hija concebida en un compromiso anterior sin boda porque el novio falleció, cuenta. Ella se casó a los 28 años, tras dos años de estar como enamorados. Y el matrimonio duró tres años.

“Nos divorciamos porque el tipo no aportaba en nada (en la economía del hogar) y tenía mamitis, todo le consultaba a la madre y eso me decepcionó. Cuando lo conocí era vendedor en una empresa de aires acondicionados, pero duró un año y lo sacaron”, afirma María, quien se separó en 2014, pero el divorcio salió en diciembre pasado y fue por mutuo acuerdo, según consta en el acta.

Infidelidad 

Pero el origen real fueron las diferencias económicas y la traición: “Me contaron por ahí sobre una infidelidad y ese fue el plus para decirle ándate”, dice esta diseñadora gráfica, quien trabaja para sustentar su hogar. Cuenta que el tema del matrimonio ya no la motiva: “Con mi actual pareja hemos pensado en irnos a vivir juntos, un papel no garantiza nada”.

Las reacciones de ambos tras sus compromisos son un reflejo de la realidad actual en la que menos parejas deciden casarse. Es un cambio que se ha dado durante las últimas dos décadas cuando la tasa de nupcialidad pasó de 5,71 por cada mil habitantes, en 1997, a 3,49, en 2016. Esto significó la realización de 9.229 matrimonios menos el año pasado con respecto a 1997. Mientras que el número de divorcios por año pasó de 8.557 a 25.648 entre 1997 y 2016.

Para el sociólogo Carlos Tutivén, hay unas tendencias socioculturales en marcha que están poniendo en crisis la institucionalidad del matrimonio: “Aquel discurso que lo legitimaba como una institución segura, estable donde se garantizaba un proyecto de vida en conjunto... está muy echado a menos”, afirma.

Tutiven agrega, en términos generales, que también influye “la violencia doméstica en los sectores más populares” y “la liberalización de las creencias respecto a la sexualidad y al amor, es decir, ese pacto de que la muerte nos separe no tiene ya ningún respaldo en los actores contemporáneos”.

A ello se suma el impacto de los discursos feministas, sobre todo en las clases medias y altas, según Tutivén. “Han calado de alguna manera, la mujer ha entrado a formar parte del sistema productivo, se ha empoderado más y esto ha hecho que ya no haya esa dependencia respecto al varón”, afirma.

El cambio de roles en el hogar ha impactado en la institucionalidad del matrimonio. La madre protectora, la mujer de la casa son roles que están cuestionados”.
Carlos Tutivén, Sociólogo

La facilidad para divorciarse a través de las notarías cuando es de mutuo consentimiento, también influye. Desde diciembre de 2016 está vigente esta atribución de los notarios, quienes pueden tramitar el divorcio únicamente en los casos en que no existan hijos menores de edad o bajo su dependencia. Incluso hay ofertas en redes sociales que indican que el proceso puede darse en 72 horas.

Otro cambio social está en el aumento de la edad media para casarse en el país, que pasó de 25 años en los hombres y 22 en las mujeres, en 1997, a 29 y 27, en su orden, el año pasado.

Pero estas edades son mayores en los países más desarrollados. En España, por ejemplo, la edad media para el primer matrimonio en los hombres fue de 34,8 años y en las mujeres de 32,6, en 2015.

Pedro y Martha están en el grupo de los que esperaron pasar los 30 para casarse, pero fracasaron. El primero cuenta que fue por infidelidad de su pareja que era seis años menor que él. La segunda también dice que fue por la misma razón con el agregado de que ambos mantenían una relación a distancia. Su pareja radicaba en España.

Ahora hay mujeres independientes, profesionales que muchas veces llegan a ganar más que el esposo, ahí se dan las diferencias”.
Leticia Ortega Rosines, Psicóloga clínica

Además, el aumento de los divorcios se deriva de la presión social existente al contraer nupcias o en el transcurso del compromiso, explica Leticia Ortega Rosines, psicóloga del Centro de Psicoterapia Bienestar (CPV): “Lo que más vemos son matrimonios al apuro porque la chica quedó embarazada, o muchas veces la chica no se quiere casar, pero los padres la obligan”. El 37,23% de las que se casaron en 2016 tenían entre 18 y 24 años, mientras que el 27,42% de los que se casaron tenían entre 25 y 29 años.

Otra razón es que no se asume el matrimonio con seriedad, agrega Ortega, y ambos se dejan llevar por “la presión financiera de una sociedad de consumo que pone a competir a las familias”, entonces, agrega la especialista, uno de los miembros de la pareja siente que no ha cubierto sus expectativas económicas y llega el divorcio. (I)

Cambio de roles en el hogar marca el índice de divorcios en Ecuador
Informes
2017-07-09T00:07:03-05:00
Especialistas concuerdan que la mujer de hoy está más empoderada, por lo que decide no casarse, aunque persisten los matrimonios al apuro por la presión social frente a un embarazo, por ejemplo.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo