Mitad de Manabí está sin agua por lluvias y en la Península están aislados

Neptalí Palma
Jueves, 9 de Febrero, 2017 - 20h31
9 Feb 2017
Portoviejo -

Las fuertes lluvias caídas desde la noche del martes han generado la suspensión del tratamiento de agua para seis cantones, dejando casi a la mitad de toda la población manabita sin este servicio básico desde la madrugada de este jueves.

En el caso de Portoviejo, la salida de cinco quebradas al paso del río que lleva el nombre de esta ciudad, que conllevó palizadas y lodo, a lo que se sumó el alto nivel de turbiedad (más de 15.700 NTU, unidad de medición para la turbidez), obligaron a que se cerraran las compuertas que alimentan el canal de riego, que conduce agua cruda a la planta de tratamiento de Cuatro Esquinas.

Esta planta suspendió el bombeo de agua para la zona urbana de la capital manabita, desde las 21:00 del miércoles, y se esperaba que el nivel de turbiedad cesara para volver a dotar de agua a esta urbe y a poblaciones de la zona del valle del río Portoviejo.

La situación más crítica se vive en las plantas de tratamiento de El Ceibal y Colorado, que las mantiene la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM).

Desde estas plantas se procesan más de 85 mil metros cúbicos de agua diarios que abastecen a los cantones Manta, Montecristi, Jaramijó, Rocafuerte y poblaciones de Portoviejo y Sucre.

César Delgado, director técnico de EPAM, indicó que desde las 00:05 de ayer se suspendió el bombeo a los cerca de 240 barrios de Manta, además de las poblaciones de los otros cinco cantones que se abastecen desde la planta de El Ceibal.

“Prácticamente el agua que está llegando es lodo, lo que imposibilita potabilizar. Si potabilizamos esta agua (con lodo) a la planta, lo que haríamos es sedimentar toda la planta y nos ocasionaría graves daños”, señaló Delgado.

La EPAM cuenta con planta presedimentadora para tratar agua cruda con niveles de turbiedad no mayores a los 10.000 NTU, pero la noche del pasado miércoles se tuvo el registro de que el agua que llegó a las plantas osciló en los 25.000 NTU.

A más de las contingencias por la escasez de agua que vive la mitad de habitantes de Manabí (entre los seis cantones suman más de 750 mil habitantes, de un total de 1,5 millones de personas residentes en esta provincia), las inundaciones generaron más secuelas.

La noche del miércoles, 16 familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas tras la crecida del río Manta. Estas personas residían en barrios como 15 de Septiembre, 4 de Noviembre y La Ensenadita.

De estas familias, 15 decidieron irse a hogares acogientes y solo una, la de Pablo Olives, fue ubicada en un aula de la escuela Jorge Cevallos, plantel ubicado a 600 metros de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí.

Él, su esposa con 8 meses de gestación y dos hijos, al igual que 12 aves de corral, estaban el jueves refugiados en ese plantel, que ya no presta servicios a la comunidad mantense desde hace algunos meses.

Jorge Zambrano, alcalde de Manta, indicó que el ingreso de agua a casas se facilitó a través de un sector del muro de gaviones, que fue afectado presuntamente por un trabajo privado.

En el cantón Santa Ana, las mayores afectaciones por las lluvias se registraron en la parroquia San Pablo de Pueblo Nuevo. Allí quedaron anegados y el COE decidió dotar de agua potable en tanqueros. (I)

Mitad de Manabí está sin agua por lluvias y en la Península están aislados
Ecuador
2017-02-10T12:04:07-05:00
En Manta hay evacuados; unos se alojan en escuela y otros fueron donde familiares.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo