Desalojan a seis familias en Casas Viejas luego de fallo

Unas seis familias fueron desalojadas de sus viviendas de caña y cemento en el recinto Casas Viejas, en el kilómetro 22 de la vía a la costa, el martes pasado, por estar asentados en un terreno que le pertenece a la Asociación Mar sin Orillas. El padre Alfonso Avilés representa esta organización.

A la fuerza, según los afectados, se hizo ese procedimiento con presencia policial, Dinapen y la comisaría de Policía.

“Tengo 16 años aquí, no quieren reconocerme lo que he invertido en mi casa (de cemento). No nos notificaron ni nos dieron tiempo para salir. Vinieron ayer (martes) a sacarnos, nos pidieron que saquemos todo”, señaló Patricia Arévalo, una de las desalojadas. Junto con ella vivían sus cinco hijos con sus parejas y nietos en otras viviendas.

Tanto Arévalo como los otros desalojados pidieron posada a otros parientes en el mismo sector y ayer algunos se llevaban en camiones los enseres, el techo de zinc de sus casas. Les dieron dos días para que retiren todas sus cosas antes de tumbar las viviendas.

Benito Candelario, de 67 años, afirmó ser otro desalojado junto a otras tres familias, a 200 metros del lugar intervenido.

El padre Alfonso Avilés, de la parroquia Santa Teresita (de Entre Ríos) y representante de la asociación, estuvo ayer en los terrenos con la comisaria de Policía y agentes uniformados.

Él afirmó que primero dialogaron con las familias que se asentaron informalmente en el sitio, pero no se llegó a ningún acuerdo, ni aceptaron ser reubicados en otro sector.

Luego, Avilés sostuvo que fueron a la vía legal y que después de dos años de juicio la sentencia fue a favor de la asociación.

Ahora en ese terreno plantean construir un colegio y un seminario menor para la formación de la juventud. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: