Implantes subcutáneos, prometedora opción para prevenir el VIH

Los científicos están dando nuevos pasos en la batalla para prevenir el VIH, con el inicio de pruebas a gran escala sobre el uso de inyecciones para proteger a grupos vulnerables al menos por dos meses e implantes que en el futuro permitirían prevenir la infección durante un año.

La meta es producir implantes del tamaño de un palillo que contengan fármacos de liberación paulatina -similares a los anticonceptivos subcutáneos- que puedan ofrecer protección por un año. GlaxoSmithKline, Gilead Sciences y Merck son empresas vinculadas con estos estudios.

Las iniciativas tratan de seguir la línea de éxito de la pastilla diaria Truvada de Gilead, que ha resultado notablemente efectiva para detener la infección con VIH por vía sexual.

Estudios clínicos muestran que esta protección o profilaxis previa a la exposición puede reducir el riesgo de infección en más de un 90 por ciento, siempre que las personas tomen sus pastillas regularmente. El problema es que muchas no lo hacen.

Amplio estudio y vacuna

Además, este miércoles 1 de diciembre, al recordar el Día de la lucha contra el VIH, Sudáfrica lanzará un ensayo clínico de una envergadura inédita destinado a probar una vacuna experimental contra el sida, después de treinta años de esfuerzos en vano.

Bautizado HVTN 702, el estudio implicará durante cuatro años a más de 5.400 voluntarios, hombres y mujeres sexualmente activos de entre 18 y 35 años, en 15 sitios repartidos por todo el territorio sudafricano.

Este ensayo clínico, uno de los más importantes jamás realizados, reaviva la esperanza de la comunidad científica.

"Si es utilizado al mismo tiempo que los métodos de prevención con eficacia probada que ya estamos usando, una vacuna segura y eficaz podría constituir el golpe de gracia contra el VIH", estimó Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos.

Ventajas

Una inyección aplicada en una clínica, según los expertos, daría más privacidad y aseguraría niveles estables del fármaco, mientras que un implante en el brazo podría incluso combinar la contracepción y la protección contra el VIH a la vez.

"Cuantas más opciones haya mejor, y creo que para algunas personas las inyecciones serían geniales", dijo Jean-Michel Molina, profesor de enfermedades infecciosas del Hospital Saint-Louis de París.

"Ahora que sabemos que los antirretrovirales tienen un gran potencial para evitar las infecciones con VIH, es el momento de evaluar otros medios para administrar estos medicamentos", agregó.

Las necesidades siguen siendo urgentes. Pese a que los avances en los tratamientos han reducido las muertes por sida, alrededor de 1,9 millones de personas se infectan con VIH cada año, una cifra que no se ha movido desde el 2010. Las nuevas infecciones entre varones homosexuales continúan en aumento.

Lea también: A 103 niños de hasta 9 años se les detectó VIH en 2015 en Ecuador

ONUSIDA, el programa de Naciones Unidas sobre sida, advirtió la semana pasada que este problema amenaza los avances para erradicar la epidemia global, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda los tratamientos preventivos para todos los grupos en riesgo de infección con VIH. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: